El gobernador Miguel Barbosa Huerta acusó que los sindicatos de la construcción se han vuelto mafias que se encargan de impedir la realización de obras, como el caso de Tepeyahualco en la construcción del parque fotovoltaico.

En la disputa de obras, consideró que hay condicionamiento en los precios, así como entorpecimiento en las construcciones, por lo que denunciarán dichas prácticas.

Para el conflicto en Tepeyahualco, refirió que los sindicatos han recurrido a prácticas indebidas como la toma de caminos o el condicionamiento de los precios de materiales.

Así mismo, refirió que otro delito en el que han incurrido es el asesinato, motivo por el que las obras de Tepeyahualco están detenidas.

“Los sindicatos que se han vuelto mafias, se han vuelto delincuentes que, para poder hacer un camino, tapan los caminos, condicionan los precios de los materiales, y luego llegan hasta el asesinato entre grupos de personas que se dedican al transporte”, condenó.

Se conoce que la pugna es entre la CTM y otro que se identifica como independiente.

A través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en colaboración con el gobierno de Puebla se intervendrá, mediante un diálogo con los involucrados, en el conflicto por la edificación del parque fotovoltaico en Tepeyahualco.

“Vamos a empezar a denunciar todas sus prácticas, conocemos ya mucho de las barbaridades, hay detenidos inclusive, de hechos en donde llegaron a tener una confrontación donde se perdieron la vida de personas y hubo lesionados”, agregó.

El proyecto Planta fotovoltaica Impala Solar, de la empresa francesa ENL, representa para Puebla una inversión de 7 mil 753 millones. El parque solar denominado “Pachamama II” generará 330 megawatts.