Aunque la convocatoria para la renovación de la rectoría de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) no ha sido publicada oficialmente, seis personas ya están interesadas en suceder a Alfonso Esparza Ortiz.

Desde hace 8 años, por un periodo de reelección, Alfonso Esparza ha liderado a la BUAP por lo que en octubre está por culminar su administración.

Funcionarios cercanos a su gobierno universitario, un consejero vitalicio y académicos han levantado la mano para participar en el proceso electoral que se prevé en septiembre.

Guadalupe Grajales y Porras, secretaria General; Francisco Vélez Pliego, exdirector del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSyH)Ricardo Paredes Solorio, exdirector de la facultad de Administración, además de José Antonio Robledo y Meza, docente de la facultad de Filosofía y Letras han hecho público su interés por participar en la contienda.

Aunque no hay pronunciamientos públicos en el interior de la universidad, destacan como perfiles de precandidatas Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular y Rosa Isela Ávalos Méndez, abogada General.

En la última semana Guadalupe Grajales y Porras se ha reunido con diversos representantes de medios de comunicación para declarar abiertamente sus aspiraciones.

Desde su opinión, la elección no se define “desde arriba”, sino con el voto de la comunidad estudiantil y el profesorado. En tanto, se pronunció a favor de someter a debate después de la elección el actual sistema de representatividad.

Aspirantes piden piso parejo

Por separado, los académicos Francisco Vélez Pliego, así como José Antonio Robledo y Meza, pidieron equidad en la contienda, además de un debate entre aspirantes.

En entrevista con e-consulta, el exdirector del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSyH) pidió al rector Alfonso Esparza Ortiz comprometerse públicamente a “no meter las manos” en la elección y dejar claro al personal que no tiene favorito o favorita para la sucesión.

Francisco Vélez ha dicho que no es impulsado por la escritora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente de México, aunque se conoce que pertenece a su grupo político. Catalina Pérez, cónyuge del académico, actualmente es secretaria de Gobernación en el Ayuntamiento de Puebla.

Por su parte, José Antonio Robledo y Meza, quien busca por segunda ocasión la rectoría de la BUAP, está a favor porque las votaciones se desarrollen de manera presencial.

Este miércoles ofreció una conferencia de prensa en la que advirtió irregularidades en caso que el voto sea en línea.

Ricardo Paredes Solorio, exdirector de la Facultad de Administración, también busca por segunda ocasión la rectoría de la BUAP. Su primer cargo en la institución fue como secretario Académico de la Facultad de Administración en 2009 y está vinculado con el grupo político del ex rector Enrique Agüera Ibáñez.

Mujeres en la contienda

Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular es otro de los perfiles que estarían participando en el proceso de renovación de la rectoría.

En particular, Francisco Vélez Pliego denunció que hay un evidente apoyo del “aparato institucional” hacia la doctora María Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular, mediante boletines oficiales y las redes sociales de la universidad so pretexto de la pandemia.

Hasta el momento Cedillo Ramírez no ha hecho algún pronunciamiento sobre sus aspiraciones.

En su carrera en la BUAP se destaca por el impulso al proyecto Complejo Cultural Universitario (CCU) en el periodo que fue titular de la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura.

Rosa Isela Ávalos Méndez, abogada General y una de los personajes más cercanas al actual rector, es otro de los perfiles que se han destacado entre los interesados a la contienda.