Gracias a la coordinación entre Forbidden Stories y el apoyo técnico del Security Lab de Amnistía Internacional, se pudo determinar que, a partir del verano de 2016, el Cisen fue el principal usuario mexicano del spyware Pegasus, el cual utilizó contra periodistas, defensores de derechos humanos y actores políticos de primer nivel.

La fuente identificada como “Cazador de Cazadores” sostuvo que tanto la PGR, la Segob y Sedena mantienen el programa Pegasus y otros igual de potentes de hackeo e intervención de telecomunicaciones alámbricas e inalámbricas.

El informante sostuvo que los prestanombre de Uri Ansbacher en las empresas eran Tania Pamela Velázquez –esposa de un hombre identificado como operador financiero de Ansbacher-- y Alejandro González Ezquenazi.

Si bien los medios participantes en la investigación identificaron el Cisen como la agencia responsable de prácticamente todos los casos de espionaje ilegal durante este periodo, Osorio Chong negó categóricamente que, bajo su administración, la agencia haya adquirido Pegasus.

La primera ocasión fue durante una comparecencia ante la Cámara de Diputados, el 27 de octubre de 2017, en la cual aseveró que ni la Segob ni el Cisen adquirieron Pegasus; cuatro meses antes, el New York Times, R3D y el Citizen Lab habían publicado el informe Gobierno Espía, en el cual revelaron cómo el gobierno de Peña Nieto había tratado de intervenir los teléfonos de Carmen Aristegui y los periodistas que realizaron la investigación sobre la casa blanca del expresidente; abogados que acompañaron a los padres de los normalistas de Ayotzinapa y otros defensores de derechos humanos.

Previo a la publicación de Pegasus Project, Osorio Chong respondió por carta a un cuestionario que le habían enviado los medios participantes, en el cual se limitó en contestar a cada pregunta con la afirmación de que el Cisen no había adquirido Pegasus, y que por ende no realizó espionaje político ni irregular.

El pasado miércoles 22 de julio, ante las preguntas expresas de la reportera Neldy San Martin, de Proceso, el senador matizó un poco su discurso, pues dijo:

“no te reconozco ningún sistema de espionaje, te reitero, nosotros seguíamos a criminales y siempre se pedía la autorización de un juez para poder hacer el seguimiento respectivo, y lo hacía el Cisen o lo hacían las áreas correspondientes. Entonces, no hay lugar comentario de espionaje de mi parte, no tengo conocimiento al respecto”.

Los contratos que la Red en Defensa de Derechos Digitales (R3D) obtuvo y compartió con Proceso y Aristegui Noticias, fueron firmados el 4 de diciembre de 2012 por Eugenio Imaz Gispert, director del Cisen.

Imaz era un aliado incondicional de Osorio Chong: fue su secretario de Gobierno en Hidalgo, y cuando éste concluyó su mandato resaltó ante los medios su lealtad hacia su jefe: “Vamos a trabajar con Miguel Osorio muchos años y en muchos proyectos, al menos hasta que él nos aguante y se pueda”.

Fuentes de seguridad consultadas en el marco de Pegasus Project han coincidido en que Osorio Chong e Imaz eran como una sola persona.

Con información de Proceso.