El gobierno de Estados Unidos impuso sanciones a Álvaro López Miera ministro de Defensa de Cuba, y a una unidad del Ministerio del Interior por "represión" de las recientes protestas contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel. Decisión que el presidente Joe Biden advirtió es "solo el comienzo" de las medidas punitivas contra La Habana.

La decisión del gobierno de Biden llega a más de una semana que ocurrieron las sorpresivas protestas en la isla contra la administración de Díaz-Canel, donde fue el punto de ebullición ante las crisis económicas y sanitarias que se viven en ese territorio caribeño.

El Departamento del Tesoro dijo que su Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) congeló las propiedades e intereses del ministro Álvaro López Miera, así como de la Brigada Especial Nacional del Ministerio del Interior de Cuba, por presuntos abusos de derechos humanos cometidos durante las manifestaciones que estallaron en toda Cuba el 11 de julio.

"Esto es solo el comienzo; Estados Unidos continuará sancionando a los responsables de la opresión del pueblo cubano", aseguró Biden.

Previo a esta sanción, varias personas en Estados Unidos, incluyendo políticos republicanos, habían pedido a la Casa Blanca endurecer su posición ante los hechos ocurridos en la isla.

El político Marco Rubio dijo que iban a pedir una condena internacional a los hechos que, para él, son "una masacre, un abuso, hay que condenarlo, hay que aislar a este régimen y hay que estar preparado para actuar de manera internacional para prevenir una matanza".

México envía ayuda

Por su parte, México, que tras las protestas del 11 de julio condenó el embargo de EU a la isla, prepara el envío de ayuda. En el puerto de Veracruz, los buques Libertador y Papaloapan, de la Secretaría de Marina-Armada de México, empezaron a ser cargados desde ayer y partirán hacia la isla el 25 de julio.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que el embarque incluye material médico como jeringas, tanques de oxígeno tipo T, 9 mil 500 litros y cubrebocas. Además, leche en polvo, frijol, harina de trigo, latas de atún, aceite comestible, así como gasolina diesel.

Con información de Milenio y El Universal.