Unos juegos que apuntan a la equidad.

Conforme avanza el tiempo los Juegos Olímpicos se han vuelto un espacio que comienza a dar mayor cabida para la participación femenina, cifras que han ido en aumento desde sus inicios hace 2 mil 800 años. Al día de hoy, la justa ha llegado a registrar el 48,3 por ciento de atletas mujeres que se encuentran clasificadas para ver participación en Tokio 2020  , a quienes podremos ver en sus distintas disciplinas a lo largo de la duración de la justa nipona.

Durante los próximos 16 días seremos testigos de la entrega de medallas a las atletas mujeres en 156 competiciones, a diferencia de Río 2016, donde esto sólo ocurrió en 136 ocasiones. Para la edición olímpica 2020 aumentaron también las competiciones mixtas y llegaron a un total de dieciocho, nueve más que los Juegos Olímpicos anteriores.

Por primera vez, todos los 206 Comités Olímpicos Nacionales (NOCs, por sus siglas en inglés) deberán contar con al menos una mujer y un hombre atletas en sus respectivos equipos olímpicos, y de igual manera se les animó a que durante la ceremonia de apertura banderas fueran cargadas por una mujer y un hombre de los equipos, algo que pudimos ver en la inauguración de este viernes con los abanderados mexicanos Gaby López y Rommel Pacheco  , por ejemplo.

La gimnasia rítmica y la natación artística son las únicas dos disciplinas dentro del programa olímpico que se mantienen exclusivamente para mujeres. En vela existe una clase masculina más que femenina, en el boxeo se consideran ocho categorías de peso para hombres y solo cinco para mujeres y en el futbol se admiten 16 selecciones en el torneo masculino, mientras que el femenino cuenta con 12.

Otra modificación favorable en cuanto a la inclusión de la participación femenina fue hacia el calendario de competición, al lograr la que las grandes finales deportivas tengan la misma visibilidad en cuanto a horario televisivo preferente o jornadas de fin de semana para los hombres y las mujeres.