Por carecer de licencia de funcionamiento, permiso de uso de suelo, infraestructura para prevenir incendios y drenaje 180 bodegas del Parque Industrial de La Resurrección fueron clausuradas este jueves por inspectores del Soapap con el apoyo de efectivos de la policía estatal.

En este espacio laboran más de mil trabajadores repartidos en fábricas, almacenes, maquiladoras, lavadoras de textiles y otros a quienes se les permitió retirar sus vehículos durante un lapso de cuatro horas después de las cuales fueron cerrados los 14 accesos de estas 180 bodegas, ubicadas en terrenos del empresario Jorge Kanan del Valle.

En un inicio los directores de diferentes empresas que laboran en el espacio ubicado en el Antiguo Camino a La Resurrección, intentaron negociar con las autoridades, pero fue en vano, pues se les explicó que el cierre del espacio era responsabilidad del dueño del predio quien renta las bodegas para usos múltiples sin licencias ni servicios.

En este proceso muchos empleados y directores insistían en continuar con las labores e incluso se molestaron con los policías que impedían su entrada, pero inspectores del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado del estado de Puebla (Soapap) refirieron que la orden ya estaba dada por las irregularidades antes mencionadas.

Cabe mencionar que quedó abierto el acceso peatonal, para que las actividades de las empresas que no requieren de entrada y salida de transporte o camiones de carga pudieran continuar.

El cierre del lugar se prolongará el tiempo que el empresario Jorge Kanan tarde en regularizar el predio, para lo cual deberá contar con permiso de uso de suelo, licencias de funcionamiento, proyecto de impacto ambiental, cambiar las fosas sépticas por drenaje e instalar la infraestructura contra incendios necesaria.

Por otra parte, los directores de las empresas que laboran aquí se mostraron desconcertados, debido a que no se les notificó con antelación que se llevaría a cabo el cierre, por lo que no tuvieron tiempo de concluir sus actividades.

Leticia Rugerio quien dirige la Fábrica de Cajas Corrugadas San Pedro S.A de C.V dijo que desconocía la irregularidad con la que operaban las bodegas, pero señaló que esta situación afecta tanto a sus empleados como a la empresa, toda vez que ellos dependen de la entrada y salida de vehículos de carga para cumplir con su trabajo.

La maquiladora Sunshine Screen Prints, también resultó afectada debido a que colocaron sellos de clausura en su entrada principal.

Otras empresas afectadas fueron Bimbo, Ecosolutions, Ns Group, Pasa, Empacadoras GC Industrial, Lonas Continental, Keytrade, Chocolates Guma, Carnes del Bajío, Empaques Corrugados Puebla, Alchemist Chemical, Ecotainer, y Grupo Delmex.

Otra irregularidad de la que el equipo de e-consulta fue testigo fue que el portón de acceso se instaló pegado junto a un gasoducto e incluso uno de los postes de precaución se encuentra encerrado por este, sin embargo, Protección Civil no ha emitido la advertencia por el riesgo que esto representa, toda vez que se pide “no construir, no golpear y no excavar”.

Este espacio que terminó funcionando para distintas empresas, en su proyecto inicial pretendía ser una recicladora que operaría la empresa Servicios Urbanos de Puebla S.A de C.V. (SUPSA) representada por el señor Ángel Meneses Gutiérrez quién pretendía construir un centro de acopio, transferencia y comercialización de residuos sólidos urbanos y de manejo especial.

Para ello debía contar con redes de drenaje sanitario y pluvial por separado, y se comprometía a que las aguas residuales serían descargadas a un Biodigestor y que para el tratamiento de aguas que incluyeran sustancias como el aceite se debía construir una trampa de grasas.

Todo esto nunca ocurrió y a lo largo de dos administraciones del ayuntamiento de Puebla, el de Luis Bank Serrato y el de Claudia Rivera Vivanco el empresario Jorge Kanan contruyó y rento estas bodegas donde se asentaron fábricas y empresas, sin recibir sanción alguna.