Alrededor de 100 trabajadores agremiados al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) se agruparon en "El Garitón", como se le conoce al acceso al complejo hidroeléctrico Necaxa, para protestar por su despido de la Generadora Fénix, cuyo 50 por ciento de capital se fondeó con recursos de los trabajadores que permanecieron en resistencia, luego de la liquidación de Luz y Fuerza del Centro.

Los inconformes señalaron que desde hace dos semanas iniciaron los despidos, fueron 6 los trabajadores que en un inicio fueron separados, pero a partir del 19 de julio serían al menos 100 los trabajadores despedidos.

Ante esta situación, los inconformes pidieron que se presentaran al lugar los representantes sindicales para que les explicaran los detalles del recorte, aunque criticaron que ahora los representantes del gremio también sean parte de la empresa para la que trabajan, por lo que sus intereses pueden ser contrarios al de los trabajadores y asumir la defensa de la empresa.

Trascendió que los trabajadores acordaron aceptar su despido por 15 días y una vez transcurrido ese lapso serían reintegrados a la cooperativa LF del Centro, también fondeada con recursos de los trabajadores.