El 38 por ciento de las 5 mil 679 personas que estaban encarceladas en Puebla en 2020 tenían como nivel educativo máximo el preescolar o la primaria de acuerdo con el Censo Nacional de Sistemas Penitenciarios Estatales 2021.

En el censo elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) se clasifica a los privados de su libertad en nueve grupos, desde quienes no acudieron a la escuela, a quienes cuentan con un nivel educativo y hasta la falta de identificación del grado de escolaridad.

En el censo se detalla que 2 mil 169 prisioneros concluyeron el preescolar o la primaria, de los cuales 2 mil 33 eran del género masculino y 136 del femenino, siendo este el grupo más representativo.

El segundo grupo más grande en la cárcel estuvo conformado por quienes cursaron la secundaria, hay mil 902 hombres y 182 mujeres y el tercero fue el de individuos quienes terminaron la preparatoria, de los cuales 749 son del género masculino y 77 del femenino.

Por el contrario, durante 2020 no hubo ninguna persona privada de la libertad que haya tenido como nivel académico el doctorado. Mientras que hubo dos con nivel de maestría según las estadísticas oficiales.

A nivel nacional el INEGI contabilizó 209 mil 783 prisioneros, de los cuales 83 mil 390 estudiaron hasta la secundaria, siendo ésta la mayoría. Esto marca una diferencia con los de Puebla, que en su mayoría sólo concluyeron la primaria.

En los centros de internamiento para los jóvenes se observó que hubo 17 menores privados de su libertad, todos tenían algún nivel de estudios, estos fueron entre el preescolar y la preparatoria, según el INEGI.

De los menores de edad, las autoridades indicaron que de los mil 386 en el país, la mayoría terminaron la secundaria con 589 internos según el INEGI.

Nahuas, la mayoría de los encarcelados

En el censo el INEGI identificó que por grupo indígena son los nahuas los que representan la mayoría de quienes estuvieron prisioneros en el 2020, al sumar 183, de estos 176 eran del género masculino y siete del femenino.

Otros grupos indígenas que se encontraban presos fueron los totonacos, tzeltal, tsotsil, tepehuanos, otomís, mazatecos, mixes y mixtecos, que tuvieron entre uno y 12 prisioneros según las estadísticas oficiales.

A nivel nacional el grupo indígena con más encarcelados fueron los nahuas con mil 151 casos, le siguieron los zapotecos con mil 58 y en tercer lugar quedaron los mayas con 505.