El Aeropuerto Internacional Hermanos Serdán no ha terminado de recuperarse de los efectos de la pandemia aunque mantiene tendencia a la recuperación y está a punto de iniciar importantes proyectos de inversión.

Durante febrero de 2020 tuvo 70 mil pasajeros mensuales, bajó a 2 mil  en mayo de 2020 y repuntó en junio de este año a 45 mil, manteniendo 36 por ciento menos de actividad con respecto a los niveles previos la pandemia de covid-19, informó el administrador aeroportuario, José de Jesús Quintero Seoane.

En entrevista para e-consulta, Quintero Seoane consideró que en el primer semestre de 2022 el aeropuerto recuperará sus niveles de 2019, aunque está sujeto al avance en el programa de vacunación y a la disminución de los contagios de covid-19.

Mantener operaciones, la primera meta

“Aguantar e implementar medidas sanitarias en coordinación con las autoridades de salud del Estado” y sumar esfuerzos para continuar con la movilidad, mantuvieron la operación en este periodo, señaló.

No obstante, hubo bajas pues dos aerolíneas retiraron sus operaciones: Aeroméxico y Aeromar. Ahora el aeropuerto opera con tres aerolíneas: Viva Aerobús y Volaris, que  se mantuvieron operando de manera regular durante la pandemia, y United Airlines, que suspendió en mayo de 2020 sus actividades y las reanudó en noviembre.

Puebla también perdió dos destinos y ya no hace vuelos hacia Tuxtla Gutiérrez y Puerto Vallarta aunque  mantiene sus servicios hacia Tijuana, Guadalajara, Monterrey, Cancún y Houston.

En el corto plazo no hay planes de incorporar nuevas aerolíneas para recuperar los niveles de 2019, aunque  Quintero Seoane destacó que “no es un tema simplemente de platicar y de convencer”, sino que depende de las proyecciones y estudios que realizan las empresas.

Pese a que presenta tendencia a la recuperación, de cuatro vuelos diarios que se hacían a Monterrey en 2019, actualmente sólo se realizan uno o dos, y de cuatro vuelos diarios hacia Cancún, actualmente se realizan tres.

En puerta, tres proyectos de inversión

Esperando la llegada de un vuelo proveniente de Monterrey, Quintero Seoane detalló los tres proyectos de inversión en puerta para el aeropuerto: un centro de distribución de carga y mensajería con DHL; una terminal de pasajeros vía terrestre con Estrella Roja y un taller aeronáutico enfocado a la aviación privada a cargo del aeropuerto.  

El contrato con DHL ya se firmó,  el centro de distribución de carga se va a construir a finales de 2021 y comenzará operaciones en el segundo trimestre de 2022, en dos etapas: , transporte de productos por vía terrestre y - un año después-  transporte vía aérea de productos nacionales e internacionales.

Jesús Quintero se mostró cauteloso al no revelar datos sobre el monto de las inversiones, sin embargo, el CEO de DHL Express México, Antonio Arranz, dijo en 2019 que este proyecto figura en la inversión de 300 millones de dólares que la empresa realizará en los próximos cinco años.

El centro de distribución en Puebla será construido sobre los terrenos del aeropuerto destinados a espacios comerciales y los principales productos que se van a transportar son autopartes, perecederos y textiles.

Quintero reveló que ha sostenido pláticas generales con Estrella Roja para desarrollar una terminal de pasajeros vía terrestre al interior del aeropuerto que conecte al Aeropuerto de Puebla con el Aeropuerto de la Ciudad de México, que se encuentra a 106 kilómetros de distancia, es decir, una hora quince minutos. Este proyecto se vio detenido por la pandemia de covid-19 pero se espera retomarlo en los próximos meses.

El aeropuerto de Puebla, de los mejor equipados

El Aeropuerto Internacional de Puebla, después del Aeropuerto Internacional de Toluca, tiene la mejor infraestructura de aviación privada a nivel regional pues cuenta con 45 hangares, 3 talleres aeronáuticos, 3 escuelas de aviación y un servicio ejecutivo para la aviación privada denominado Fixed Base Operator (FBO), para continuar esa tendencia se iniciará en el último trimestre de este año un proyecto para la construcción de un taller de mantenimiento aeronáutico.

Por otro lado y para tener condiciones para una aviación segura, el aeropuerto recibirá, por parte de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), 100 millones de pesos en 5 años, es decir, entre 2022 y 2027 para fortalecer la infraestructura de la terminal aérea, para dar mantenimiento a las plantas de energía y de emergencia y ampliar la plataforma de aviación general, pues actualmente la pista mide 3 mil 600 metros de largo y 45 metros de ancho y necesitaría mayor latitud para recibir aviones más grandes.

De acuerdo con el administrador, en 1985, año que se abrió, el Aeropuerto de Puebla estaba destinado a ser un aeropuerto carguero, no obstante, pasado el tiempo fue tomando una vocación natural de movimiento de pasajeros que se ha mantenido hasta el momento, por lo que no se van a priorizar los proyectos de infraestructura enfocada a la carga sobre el transporte de pasajeros pues continuarán ambas operaciones.

El administrador aeroportuario, José de Jesús Quintero Seoane, concluyó la entrevista señalando la importancia del aeropuerto Hermanos Serdán como un foco de desarrollo para el estado, que recibe pasajeros de Tlaxcala, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz y por supuesto, Puebla; que representa un importante tránsito de mercancías al ubicarse en Huejotzingo, zona de plantas industriales que importa y exporta carga regional hacia EE.UU. y que conecta con grandes plantas armadoras como Volkswagen y Audi.