Integrantes de los Patronatos de las fundaciones Mary Street Jenkins y de la Universidad de las Américas Puebla iniciaron una “reclamación bajo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (“T-MEC”) contra los daños de que han sido objeto por la investigación penal abierta y las órdenes de aprehensión en su contra, así como por la toma de la UDLA por el gobierno de Puebla.

En un comunicado divulgado anoche, los miembros de los patronatos, de quienes no se particularizan nombres, anunciaron que  presentaron “una Notificación de Intención para iniciar una reclamación bajo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (T-MEC) para recuperar los daños económicos resultantes de una investigación penal reabierta ilícitamente, la emisión de órdenes de aprehensión, los intentos de destituir a los Patronatos de la Fundación y de FUDLAP, y el intento de confiscación de activos pertenecientes a la Fundación y a FUDLAP, incluyendo la toma de posesión de la Universidad de las Américas Puebla por parte del Gobierno de Puebla y sus representantes, cuyo transparente objetivo es la usurpación de la Fundación y sus activos”.

El comunicado añade que “Los Patronos están obligados a proteger a la Fundación y sus activos; a la Universidad, sus estudiantes y su cuerpo académico; y el legado de filantropía iniciado hace tiempo por el fundador de la Fundación:  William Oscar Jenkins.  En consecuencia, los Patronos buscarán recuperar los daños significativos que han sufrido -así como cualquier otro daño en el que incurran- como resultado del incumplimiento de las obligaciones del TLCAN por parte del gobierno mexicano”.

La notificación de intención se presentó ante la Secretaría de Economía, específicamente, ante la Dirección General de Inversión Extranjera y la Dirección General de Consultoría Jurídica de Comercio Internacional, precisa el comunicado.