El titular de la Secretaría de Educación, Melitón Lozano Pérez, presentó a los directores de educación inicial a media superior el modelo educativo híbrido que será implementado para el ciclo escolar 2021-2022, basado en la educación a distancia, presencia de estudiantes en los planteles y el conocimiento autónomo.

El regreso a las aulas para el próximo ciclo escolar, sujeto a que Puebla esté en verde en el semáforo epidemiológico, implica que los alumnos tendrán mayor atención a sus necesidades sociales, afectivas y cognitivas; habrá continuidad entre las actividades presenciales y a distancia.

Agrega en un comunicado de prensa que maestras y maestros lograrán la integración entre las acciones presenciales y de aprendizaje a distancia. 

Las actividades que se promoverán deberán favorecer la colaboración, el trabajo en equipo, la reflexión individual y grupal, la construcción individual y colaborativa, el uso de distintas herramientas, actividades que reflejen la vida cotidiana de los niños, bajo retos para potencializar la motivación por aprender, agregó el funcionario. 

La estructura pedagógica del modelo híbrido, señala la dependencia, está sustentada en cinco dimensiones: problematización, conceptual, pedagógica, elementos para el diseño y desarrollo de actividades, así como la dimensión organizacional.

También contempla la importancia y dificultad de los contenidos de los programas de estudios, la integración disciplinar y la evaluación de los estudiantes.