La Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES) integrada por 112 universidades del país, condenó el uso de la fuerza pública contra la UDLAP y se pronunció por un proceso apegado a derecho que pronto libere las instalaciones.

En un pronunciamiento público pidieron que las diferencias legales en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) no afecten su tarea educativa.

“Esta federación exhorta a las partes involucradas en las situaciones y hechos que generaron esa desafortunada situación, a buscar y encontrar con apego a la ley, caminos de solución a sus diferencias que no afecten el ámbito académico ni la tarea educativa de la institución”.

Señalaron que la UDLAP es una institución con calidad acreditada y que han estado a su cargo importantes  aportaciones académicas, de investigación y económicas en Puebla, además del territorio nacional.

Además respaldaron a los funcionarios la UDLAP a los que calificaron como un “un grupo capaz y eficiente” que ha realizado a lo largo de los años importantes aportaciones de investigación y contribuyendo al bienestar de miles de graduados.

A nivel local, las universidades privadas que integran el Consorcio Universitario y organismos empresariales también han respaldado a la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

El 29 junio, la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) fue ocupada por la fuerza pública para dar posesión y control de la institución a un “nuevo patronato” presidido por Horacio Magaña Martínez.

Personal del Poder Judicial del estado, con apoyo de la Policía Estatal y la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Beneficencia Privada, realizó una diligencia para el aseguramiento de vehículos, así como documentos de la institución.