El pasado jueves 17 de junio fue localizado un cuerpo cerca de la localidad yaqui de Vícam, en Sonora, quien fue identificado como Tomás R., líder de la comunidad indígena y reportado como desaparecido tres semanas antes de su hallazgo.

El descubrimiento fue realizado por un habitante de la comunidad, quien localizó el cuerpo semienterrado en una fosa mientras buscaba leña en medio del monte, 12 kilómetros al sureste de Vícam y 2 kilómetros al este de la Carretera Estatal 29.

Personal de servicios periciales recolectaron en el lugar diversos indicios y prendas de vestir que coincidían con las que, familiares de la víctima, informaron portaba el día que desapareció, destacando el pañuelo rojo que portaba en el cuello y que lo caracterizaba.

El cuerpo fue trasladado las instalaciones de la Fiscalía sonorense en Ciudad Obregón, Cajeme, en donde se realizaron las pruebas para su plena identificación, como comparativas de ADN que se procesan en el Laboratorio de Inteligencia Científica Forense (CIF).

Familiares llegaron al lugar para reconocer el cuerpo, acompañados por el abogado José Maldonado, quien comentó:

“Tomás era una gran persona, un gran ser humano, deja mucho a los que somos sus amigos, y muy bonitos mensajes de parte de él en su lucha social y demás, siempre fue una persona que veía por los suyos, por los indígenas, y es lo único que yo les puedo expresar desde mi punto de vista como su amigo”.

Tomás llevaba tres semanas desaparecido, la última vez que su familia supo de él, fue a las 05:00 horas del 27 de mayo, cuando salió de su domicilio a caminar para ejercitarse como lo hacía rutinariamente. Las pruebas realizadas al cuerpo confirmaron que corresponde al activista por los derechos de los indígenas. 

Tomás desapareció luego de las tensiones por los cortes de carreteras efectuados por los yaquis para protestar contra los gasoductos, acueductos y líneas de ferrocarril que recorren su territorio sin consultarles ni darles mucho beneficio; fungió como vocero de la comunidad en conflictos anteriores por los derechos sobre la tierra y el agua.

La confirmación de su muerte se produjo en el mismo día en que se denunció la desaparición de una mujer yaqui de 25 años que fue vista por última vez el 17 de junio, cuando salió de su casa para ir a trabajar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, ha puesto especial atención en llevar la justicia a los yaquis, a quienes ha descrito como el grupo indígena más perseguido de México.

Con información de Milenio.