José Ángel Soto, caficultor del municipio de Huitzilan de Serdán, dijo que la situación en el campo cada día es más difícil, ya que no hay suficiente cosecha de café como en años pasados, en donde la gente dependía de ello para “ir pasando el día”; ahora, dice, es más difícil, por lo que tienen que buscar emplearse en otras áreas para llevar alimento para su familia.

Ángel Soto mencionó que para obtener una buena cosecha del café se le tienen que invertir mucho: en abono, en tratamiento para la plaga de la roya, en trabajadores para mantener limpias las huertas; sin embargo, no es posible porque no hay ningún tipo de apoyo gubernamental ni mucho menos recurso para que el productor pueda invertirle a sus tierras.

Don José Ángel resaltó que, en el campo, el sueldo es muy bajo: “de 100 a 120 pesos al día si es que hay trabajo, y eso no alcanza” para comprar lo indispensable de la canasta básica para mantener a su familia, “menos para invertirle a la parcela”, por lo que se ve obligado a salir a otros pueblos en busca de un trabajo para poder mantener a su familia.

Por ello, hizo un llamado al gobierno federal y estatal a que atiendan las necesidades de los campesinos de la Sierra Nororiental, ya que no han recibido ningún apoyo ni son beneficiarios de ningún programa federal.

“Nosotros queremos que nos ayuden, ¿cómo le vamos a hacer si -el gobierno- no da, si no suelta ese apoyo? ¿Nosotros qué podemos hacer? A nosotros nos gustaría que nos ayudaran. No es igual que en otros tiempos; si no nos ayuda, no podemos hacer otras cosas, no alcanza nuestro dinero”, expresó.