La cadena de supermercados informó que no permitirá que las personas de la tercera edad regresen a trabajar como empacadores a sus instalaciones ubicadas en la Ciudad de México (CDMX), pues los consumidores han cambiado la manera de realizar sus compras.

Antes de que la pandemia llegara a nuestro país, adultos de la tercera edad y jóvenes menores de edad solían trabajar como empacadores en las grandes cadenas de supermercados, actividad que les ayudaba a subsidiar sus gastos.

De esta forma, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores mantenía un acuerdo con empresas como Walmart, con la intención que mantuvieran a adultos mayores trabajando en sus supermercados.

Sin embargo, como medida preventiva, se decidió que todos los empacadores, también conocidos como ‘cerillitos’ regresarían a sus casas, ello con la intención de evitar el mayor contacto posible entre las personas.

La situación generó bastante polémica, debido a que la gente mayor se vio en aprietos respecto a la cuestión económica, pues la pandemia se extendió por más de 12 meses. Pese a ello, en diciembre del año pasado, Walmart señaló que no renovaría el acuerdo, ya que los consumidores habían cambiado sus formas de comprar y ya no necesitaban de empacadores que los auxiliaran.

De acuerdo con un comunicado que la cadena de supermercados realizó, sus compradores ya no quieren que nadie toque sus productos, además de que se ha eliminado el uso de bolsas de plástico:

“Derivado precisamente de la contingencia sanitaria, hemos observado que nuestros clientes buscan evitar que terceros tengan mayor contacto con la mercancía que compran (…) Aunado a esto, conforme a la legislación aplicable, hemos dejado de otorgar bolsas de plástico de un solo uso, en apoyo al cuidado del medio ambiente, por lo que nuestros clientes ahora llevan sus propias bolsas reutilizables y se han habituado a empacar ellos mismos la mercancía adquirida”, señaló empresa.

Ante estas declaraciones, las personas mayores que solían trabajar como empacadores han realizado algunas protestas afuera de las instalaciones de Walmart con el propósito de que los directivos cambien de opinión y permitan el regreso de los empacadores.