Este lunes la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Unctad) reveló que México ascendió al noveno puesto entre los países que captaron más inversión extranjera directa (IED) en 2020, escalando cinco lugares respecto al sitio 14 que ocupó en 2019.

Según cálculos del organismo, el año pasado ingresó al país inversión directa por 29 mil millones de dólares (que es la destinada a actividades productivas), 14.7 por ciento inferior a los 34 mil millones que se reportaron en 2019.

El ascenso de México en el listado global se explica por qué su IED registró una caída más moderada respecto al promedio mundial, el cual fue de 35 por ciento a causa de las afectaciones económicas y sociales que dejó la pandemia.

“Los bloqueos en todo el mundo en respuesta a la pandemia de Covid-19 ralentizó los proyectos de inversión existentes, y las perspectivas de una recesión llevaron a las empresas multinacionales a revaluar nuevos proyectos”, explicó la Unctad en su Informe sobre las inversiones en el mundo 2021.

Los 10 países con mayor recepción de IED durante 2020 fueron: Estados Unidos (156 mil millones de dólares); China (149 mil millones); Hong Kong (119 mil millones); Singapur (91 mil millones); India (64 mil millones); Luxemburgo (62 mil millones); Alemania (36 mil millones); Irlanda (33 mil millones); México (29 mil millones) y Suecia (26 mil millones).

Para Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio de la Secretaría de Economía (SE), el hecho de que México haya escalado cinco posiciones en el listado de la Unctad se trata de una buena noticia.

El dato del organismo que pertenece a la ONU se da unas semanas después de que la SE informó que la IED del primer trimestre de 2021 (con datos preliminares) ascendió a 11 mil 864 millones de dólares, un incremento de 14 por ciento respecto a igual periodo de 2020, con lo que se registró la suma más elevada para un lapso similar desde 1999.

Según el organismo, los pronósticos actuales muestran un aumento adicional en 2022 que, de cumplirse en el límite superior de las proyecciones, significa que la IED regresará ese año al nivel que tenía en 2019, es decir, antes de la pandemia.

No obstante, aclaró que las perspectivas son muy inciertas y dependen, entre otros factores, del ritmo de recuperación económica y la posibilidad de recaídas pandémicas, el impacto potencial de los paquetes de gastos de recuperación sobre la IED y las presiones políticas.

Con información de La Jornada y Forbes México