El inicio del verano, conocido como solsticio de verano, varía según la región del planeta, de tal forma que para México llegará este domingo 20 de junio a las 21:32 horas. A continuación, te explicamos por qué ocurre este fenómeno y algunos datos interesantes sobre él.

La Tierra tiene una órbita elíptica, la cual tarda una hora en recorrer completamente. De esta manera, gracias a su forma, nuestro planeta se va ubicando a diferente distancia del Sol, según el lugar en el que se encuentre de su recorrido.

La distancia a la que se encuentre la Tierra del Sol define las estaciones que se presentan a lo largo de un año: primavera, verano, otoño e invierno. Entonces, cuando los rayos del Sol se encuentran posando directamente sobre la Tierra, se dice que ha comenzado el verano.

Asimismo, los días del verano se denominan los más largos del año, llevándose el primer lugar, justamente, el día del solsticio de verano. Incluso la etimología del vocablo ‘solsticio’ que viene del latín significa ‘Sol quieto’, pues, a causa de la larga duración del día, se dice que el Sol se detiene.

De acuerdo con los científicos, para este año, el verano –considerada la estación más larga del año– tendrá una duración de 93 días y 15 horas, por lo que terminará el 21 de septiembre, dándole paso al otoño y, más adelante, al invierno.

Cabe señalar que, los días se irán acortando poco a poco, hasta llegar al invierno, temporada en que ocurre lo contrario y, entonces, las noches pasan a ser más largas que los días.

Como ritual, se recomienda recibir el mayor tiempo posible el Sol por la cabeza, para cargar el cuerpo de buena energía. A diferencia de las creencias populares, los ancestros dictan que el momento indicado para hacer este actor es en el solsticio de verano y no durante el equinoccio de primavera.

Foto Twitter @ALMAObs_esp