Cuando se retiró a Portugal de la lista verde de países a los que podían viajar ciudadanos británicos, el secretario de transportes del Reino Unido, Grant Shapps, lo achacó a una nueva variante del coronavirus.

“Hay una especie de mutación nepalí de la variante india que se ha detectado”, dijo en una entrevista reciente.

Era la primera vez que la mayoría de la gente oía hablar de una ‘mutación de Nepal’. De hecho, la Organización Mundial de la Salud dijo que “no tiene conocimiento de que se haya detectado ninguna nueva variante del SARS-CoV-2 en Nepal”.

Y, según Public Health England (PHE), no hay ninguna “variante de interés en Nepal” ni “variante preocupante”. Entonces, ¿cuál es la variante de la que habla Shapps? ¿Existe siquiera?

La ‘variante de Nepal’ resulta ser la variante delta –la que se detectó por primera vez en la India y que actualmente representa más del 90 por ciento de los casos en el Reino Unido– más una mutación conocida como K417N. La mutación K417N se encuentra en la proteína spike (la proyección en forma de hongo en la superficie del coronavirus que le ayuda a entrar en las células humanas).

Los primeros cinco casos en Inglaterra fueron secuenciados el 26 de abril de 2021, según un informe reciente de PHE, y eran contactos de viajeros a Nepal y Turquía.

En el último recuento, hay 36 casos de la ‘variante de Nepal’ en Inglaterra. La mayoría de los casos se dan en personas jóvenes, con dos casos en personas de 60 años o más. De los 36 casos, 11 estaban “asociados a viajes” (seis viajeros y cinco casos entre contactos de viajeros).

Se conocía el estado de vacunación de 27 de los 36 casos registrados de la ‘variante nepalí', y los registros mostraron que 18 casos eran de personas que no estaban vacunadas.

Sólo dos casos se dieron en personas que habían recibido las dos dosis de la vacuna y habían pasado más de dos semanas entre la segunda dosis antes de dar positivo. No se ha registrado ninguna muerte por esta variante.

Con información de The Conversation