Una nueva acusación en contra de Raciel López Salazar y el grupo de "chiapanecos" que fueron parte de su gestión en la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, fue lanzada por el gobernador Miguel Barbosa Huerta, ahora haber saboteado la tecnología adquirida para la vigilancia del Cereso de San Miguel.

Cuestionado sobre las medidas para reforzar la seguridad en el Cereso de San Miguel tras la fuga de Felipe Hernández Tlatelpa, alias El Pirulí, el mandatario señaló que ya se contaba con tecnología de grado biométrico pero fue saboteada por "los chiapanecos".

"Nosotros no tengo el mes exacto, pero todavía fue a principios del 2020, cuando estaba todavía el secretario de Seguridad Pública, el vicealmirante Amézaga, adquirimos tecnología. Pero ¿qué pasó con esa tecnología? La desconfiguraron intencionalmente los chiapanecos", señaló Barbosa Huerta.

De acuerdo con Barbosa Huerta se habían adquirido identificadores biométricos y cámaras para la seguridad en el Cereso de San Miguel, por lo que ahora se hará válida la garantía del equipamiento, para volverlo a poner en función.

"Afortunadamente toda esa tecnología que adquirimos tiene garantías. Se está arreglando toda esa tecnología y es la que vamos a utilizar para tener identificadores biométricos, es decir, para que haya huella, rostro, iris, lo que permita el pase y el acceso de quienes entran al reclusorio de visita, y van a tener todo el control los propios custodios", adelantó.

Este señalamiento se suma a otros del gobernador Miguel Barbosa, que involucran la operación del penal de San Miguel pero que no fueron tomados en cuenta sino hasta la salida de Raciel López Salazar de la SSP.

Un ejemplo de esto son los cuartos privados que se construyeron con tabla roca en la explanada del penal y que eran alquilados a los internos hasta en 15 mil pesos mensuales. Aunque Barbosa Huerta dijo que ya hay una denuncia penal, lo cierto es que dichos espacios operaron impunemente por casi 8 meses.

Confirma Barbosa a López Maya en la SSP

El gobernador Miguel Barbosa Huerta confirmó la ratificación de Rogelio López Maya como secretario de Seguridad Pública Estatal y Omar Álvarez Arronte como director de la Policía Estatal.

Ambos funcionarios ya estaban en los cargos y fue el 14 de junio cuando el gobernador Miguel Barbosa Huerta firmó los nombramientos respectivos.

Rogelio López Maya no cuenta con experiencia operativa en el área de seguridad pero s en el ámbito administrativo y de inteligencia, pues ha sido secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad.

López Maya también cuenta con trayectoria en el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN), la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de Seguridad Pública (SP) federal y la Policía Federal Preventiva (PFP).

Por su parte Omar Álvarez Arronte tiene experiencia como titular de un área de seguridad pública cuando encabezó la dependencia municipal en la administración de Enrique Doger Guerrero, aunque después adoptó un perfil de operador político para el extinto gobernador Rafael Moreno Valle.