Empresarios de banquetes y eventos sociales en Puebla no cuentan con los recursos para practicar pruebas rápidas de detección de covid al 10 por ciento de los asistentes.

La presidenta de la Asociación de BanqueterosMaría Fernanda Cruz, dijo  que no todos tienen la capacidad para poder pagar el precio de las pruebas rápidas y muchos clientes tampoco desean absorber  ese gasto.

"Merma las ganancias y es uno de los puntos por los que todavía no podemos hacer todos los eventos, porque evidentemente los clientes no están todos en condición de pagarlas, ni nosotros tampoco", expuso.

La empresaria señaló que ante esta situación algunos de ellos han solicitado al Gobierno del Estado que se elimine el requisito, pues si bien entienden que se trata de un asunto de seguridad sanitaria no están en condiciones económicas de costearlo.

María Fernanda Cruz informó que el protocolo establecido por la Secretaría de Gobernación Protección Civil Estatal señala que el 10 por ciento de los asistentes a un evento deben practicarse una prueba covid-19 de forma aleatoria.

Detalló que cada prueba tiene un valor de 150 pesos, si se compra al mayoreo, por lo que para un evento promedio de 500 personas, para cumplir con este requisito, se vuelve un gasto de aproximadamente 7 mil 500 pesos, el cual varía dependiendo el número de los asistentes.

Hasta el momento las negociaciones por parte de los empresarios y el Gobierno del Estado no ha rendido frutos pero se espera que se pueda llegar a un acuerdo a fin de reactivar este sector económico de los más afectados por la pandemia.