Empleados y trabajadores de la empresa denominada Casa Liber, propiedad del empresario y ex aspirante a la presidencia municipal del Partido Acción Nacional (PAN), Gabriel Pérez Rodríguez, denunciaron de manera anónima que no han recibido a la fecha el pago respectivo a las utilidades correspondientes al periodo fiscal 2020 / 2021.

De acuerdo con los testimonios recabados, los trabajadores, que suman más de 100 personas, tampoco cuentan con las prestaciones mínimas que marca la Ley Federal del Trabajo por lo que han expresado sentirse víctimas de abuso laboral por parte del empresario.

Para este año, las personas morales deberán efectuar el pago a más tardar el 30 de mayo, en tanto que las físicas con actividad empresarial tienen como fecha límite el próximo 29 de junio, según la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet).

En ese sentido, los trabajadores de Casa Liber, dicen tener un sentimiento legítimo de preocupación, pues a quince días de que se cumplan los plazos que marca la ley para la entrega de la mencionada prestación, en esta empresa no se sabe si contarán con dicho recurso.

Por otra parte, los mismos empleados han señalado que la empresa dedicada a la fabricación y comercialización de artículos de limpieza como escobas y jardinería, por lo menos en el último lustro, no han cumplido cabalmente con la entrega de la prestación, recalcando que la cantidad recibida en años anteriores es meramente simbólica y el empresario jamás ha aclarado de qué manera se calculan los recursos que se deben entregar tras la presentación de la respectiva declaración fiscal anual.

Los mismos trabajadores de la empresa Casa Liber, aseguran que el empresario cuenta con contratos con empresas como Walmart, Soriana o Aurrerá que son los principales socios comerciales de Gabriel Pérez a lo que se suma al menos tres tiendas en la comunidad de San Martín Texmelucan, donde se les obliga a cubrir jornadas de hasta 12 horas pagadas como ordinarias por lo que aseguran ser víctimas de explotación laboral y abusos.

En ese sentido, los inconformes aseguraron que buscarán el apoyo de algún sindicato local o estatal que los asesore y les apoye para lograr la defensa de sus derechos y justicia laboral a la que tienen derecho.

Por si fuera poco, hace un par de meses, a través de redes sociales se dio a conocer el caso de una mujer que señaló ser víctima de amenazas y violencia de parte del dueño de Casa Liber, Gabriel Pérez, donde dio a conocer que, al exigir el pago de una indemnización por más de dos décadas de servicio al empresario, mismo que la despidió, de acuerdo a las declaraciones, de manera injustificada y en su lugar solo recibió el argumento de "bajarle porque ya saben cómo se las gasta"