Pese a que en las primeras horas se habló de que lo habían ejecutado con arma de fuego, las autoridades locales desmintieron esta versión, ya que aseguraron que en el cuerpo solo había heridas de arma punzo cortante.

“No existe rastro alguno de un arma de fuego usada para cometer el crimen. Y menos balas de 9 milímetros como se publicó. Las evidencias llevan a un arma blanca”, agregó el agente involucrados en el caso.

El menor de 15 años quedó tendido en un paraje entre matorrales cerca de una barranca en predios pertenecientes a la junta auxiliar de San Pedro Benito Juárez, denominado como Brecha Real, pero para acceder a ellos se tuvo que encontrar el camino a través de la colonia antorchista, en Metepec.

El reporte del descubrimiento de un cuerpo sin vida llegó al 911 cerca de las 15:30 horas, por lo que de inmediato policías municipales y estatales se dirigieron al lugar entre los límites de San Pedro Benito Juárez y Metepec.

Encontraron el cadáver con varias y mortales lesiones en el cuello y cabeza, portando una sudadera roja con cuello negro y rayas negras en las mangas, estampado del número cinco, short azul rey, pants gris Oxford, tenis negros, y una chamarra café.

Hasta el momento las autoridades no han dado a conocer la identidad del menor, tampoco si era de alguna de las comunidades cercanas al lugar de su muerte. El caso ya está en manos de la Fiscalía general del Estado de Puebla.