La Fundación Mary Street Jenkins desmintió los “señalamientos dolosos en su contra, que se han difundido en los últimos días que busca desacreditar la labor que por más de seis décadas ha desarrollado a favor de Mexico.”

En un comunicado de prensa fechado en Zapopan, Jalisco, indica que “los miembros afectados de la familia y sus representantes legales están localizables y ejercitando su legítimo derecho a una defensa objetiva, como consta en los juicios de garantías promovidos ante el Poder Judicial de la Federación”.

Nuestra postura, indican, ha sido no litigar en medios, sin embargo, “la campaña de desprestigio patrocinada por Guillermo Jenkins de Landa (hijo primogenito) tiene la finalidad de generar una narrativa falsa y mentirosa, con la intención de apoderarse de un patrimonio que cuenta con un claro mandato y propósito definido hace sesenta y siete años por su fundador William Oscar Jenkins.”

Respecto de las órdenes de aprehensión en contra de la familia Jenkins de Landa, Eustace Jenkins y sus abogados, que se presume fueron libradas por un juez de Puebla “es esencial precisar que son ilegales, pues violentan el principio básico de cosa juzgada, toda vez que (…) fueron exonerados en mayo de 2018.

La familia Jenkins de Landa y la Fundación Mary Street Jenkins dicen confiar en el Estado de Derecho, así como en la independencia, objetividad y autonomía del Poder Judicial de la Federación, para resolver los litigios en los que debe imponer la razón y la verdad.

Agregan que el patrimonio de la fundación es privado y no se encuentra embargado, como se ha querido establecer con un sentido de apropiación y faltando a la verdad.

El 10 de junio se dio a conocer que había una nueva orden de aprehensión contra los integrantes de la fundación por la investigación que se sigue a la donación irregular de más de 14 mil millones de pesos en 2014, la cual es considerada como un desfalco.

El 4 de junio fue emitida la nueva orden de aprehensión por un juez de control de la ciudad de Puebla contra Elodia Sofía de Landa de Jenkins; Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa; Elodia Sofía de Landa Irizar de Jenkins y Juan Guillermo Eustace Jenkins.

La nueva orden judicial se suma a la que el 16 de marzo fue librada por un juez de control federal en la Ciudad de México.