La sequía en Puebla redujo en 13 por ciento el almacenamiento de agua en la presa "Manuel Ávila Camacho" en Valsequillo.

De acuerdo con el Monitoreo de las Principales Presas de México elaborado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en Puebla hay cinco presas con una capacidad total para almacenar 383.23 hectómetros cúbicos.

Resultado de las recientes lluvias, el nivel  de las cinco presas es de 247.97 hectómetros cúbicos, lo que representa  64.71 por ciento de su capacidad total y con promedios particulares entre el 11 y 74 por ciento.

Valsequillo tuvo un abril muy seco

De acuerdo con la Conagua, la presa de Valsequillo, municipio de Puebla, no solamente es la presa más grande del estado sino la única de uso agrícola, por lo que recibe una medición y un seguimiento estadístico diferente.

Esta presa, también conocida como "Balcón del Diablo", tiene una elevación de 2055.880 metros sobre el nivel del mar y un almacenamiento total de 300.65 hectómetros cúbicos.

La presa de Valsequillo tuvo su periodo más seco durante abril, por la sequía moderada que se registró en Puebla, y  su almacenamiento se ubicó hasta 13.1 por ciento por debajo de su promedio.

Al corte del 30 de abril, la Conagua midió un almacenamiento de 176 hectómetros cúbicos en la presa de Valsequillo, al 58.7 por ciento de su capacidad total, cuando en ese mes, según los últimos 5 años, su capacidad estaba a 71.9 por ciento.

En los primeros tres meses del año los efectos de la sequía no habían sido perceptibles en los niveles de almacenamiento pues en enero la presa estuvo al 94 por ciento, común en esas fechas.

Para el cierre de febrero el nivel de almacenamiento era de 93.8 por ciento, aunque en promedio en los últimos 5 años había estado al 100.3 por ciento.

En marzo, el nivel bajó a 91.9 por ciento, que representa aproximadamente 274 hectómetros cúbicos de agua, aunque en promedio los últimos 5 años, en ese mes los niveles son de 99.5 por ciento.

Con la entrada de la primavera y la temporada de calor, en abril se empezó a experimentar una baja en el nivel de almacenamiento y pasó de 270 hectómetros cúbicos el 1 de abril a 176 hectómetros para el día 30 del mismo mes.

Al final de mayo se recuperaron los niveles de agua y según la Conagua, al 30 de mayo los niveles de la presa de Valsequillo eran de 67.8 por ciento, que equivale 204 hectómetros cúbicos pero que están por debajo del promedio para mayo del 77 por ciento.

El último reporte de la Conagua señala que hasta el 13 de junio, el "Balcón del Diablo" almacena 222.165 hectómetros cúbicos, que representan un 74 por ciento de su capacidad total, antes de la apertura de compuertas que se realiza en el marco del inicio del ciclo agrícola, entre finales de junio y principios de julio.

Los niveles de otras presas
Los datos de Conagua señalan que los efectos de la sequía no fueron tan adversos en otras regiones y sus presas no disminuyeron su nivel de forma considerable.

Por ejemplo, la presa "La Soledad" en el municipio de Tlatlauquitepec tiene una capacidad de 12.54 hectómetros cúbicos y hasta ayer su medición alcanzó los 5.25 hectómetros cúbicos, es decir, el 42 por ciento de su capacidad.

La presa de Necaxa, en el municipio de Juan Galindo almacena 13.05 hectómetros cúbicos, que es el 45 por ciento de su capacidad; la presa Nexapa en Tlaola, tiene 4.38 hectómetros cúbicos, es decir, el 35 por ciento.

En lo que respecta a la presa de Tenango, en el municipio de Huauchinango, su capacidad es de 28.48 hectómetros cúbicos pero actualmente solo almacena el 11  por ciento..

A pesar de que estas presas se encuentran por debajo de la mitad de su capacidad, los registros de Conagua muestran que se encuentran en su promedio general de los últimos 5 años y la presa "La Soledad" es la más voluble.