La Organización Mundial de la Salud (OMS) proclamó el día 14 de junio como el Día Mundial del Donante de Sangre con la finalidad de recordar y concientizar acerca de la importancia que conlleva donar sangre.

La transfusión sanguínea es una práctica médica moderna y, pese a que, actualmente es muy común realizarla, los hospitales del mundo entero continúan necesitando de los donadores de sangre, ya que esta acción ayuda a salvar muchas vidas.

De acuerdo con la OMS, el principal objetivo de la transfusión de sangre es reponer los componentes sanguíneos (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plasma y plaquetas), los cuales disminuyen a causa de una cirugía, lesión, hemorragia o alguna enfermedad como el cáncer y la diabetes.

Los componentes sanguíneos cumplen varias funciones en el correcto funcionamiento del cuerpo, pues ayudan a transportar oxígeno, células y nutrientes; combatir enfermedades; eliminar desechos y permitir una adecuada coagulación de la sangre.

De esta forma, la OMS eligió esta fecha en honor al patólogo y biólogo austríaco Karl Landsteiner, el primero en tipificar los grupos sanguíneos a inicios del siglo XX, motivo por el que le concedieron el Premio Nobel de Medicina en 1930.

Actualmente, los requerimientos para ser donante de sangre son muy rigurosos, ello con la finalidad de tener certeza al momento de determinar si la persona es apta o no para realizar una transfusión sanguínea. A continuación, las enlistamos:

·         Ser mayor de edad (de 18 a 65 años).

·         Estar sano físicamente.

·         Con un peso mínimo de 50 kilos.

·         No haber sufrido enfermedades infecciosas (VIH-Sida, Sífilis, Hepatitis, Paludismo, entre otras).

·         No ser consumidor de drogas.

·         No debe estar ingiriendo antibióticos, ni determinados medicamentos.

·         Con tensión arterial normal.

·         Sin tatuajes o piercings recientes (4 meses previos).

·         No haber sido sometido a un trasplante.

·         No haber recibido transfusiones de sangre.

·         No es recomendable que las mujeres embarazadas sean donadoras, ya que la sangre es el medio de alimentación y oxigenación del feto.

·         No haber sido sometido a intervenciones quirúrgicas o endoscópicas recientes (4 meses previos).

Para este año, la OMS ha creado una campaña al respecto, llamada Dona sangre para que el mundo siga latiendo, la cual busca incluir a la población joven como donantes de sangre, así como crear una red social entre la población para que periódicamente hagan donaciones.

Con información de: diainternacionalde.com

Foto Agencia Enfoque