Elementos de la Policía Estatal, de bandos distintos en los Grupos Especiales, tuvieron un altercado que llegó a los golpes, luego de la difusión de dos videos en los que se acusa a Saúl Gamboa Condado, director de Operaciones Especiales, de apadrinar a grupos delincuenciales.

Fue durante las últimas horas que comenzaron a circular dos videos en los que se observa que hombres armados mantienen retenidos a dos presuntos delincuentes, uno que refiere apodarse El Flaco y dedicarse a la venta de droga para un sujeto llamado “El Coreano”, el cual tiene cinco puntos de venta y operaciones en San Miguel Canoa.

Un segundo delincuente se identifica como “El javis” y asegura dedicarse al robo de tráileres en la Central de Abasto y todo Puebla, presuntamente bajo las órdenes de “El Avión”, quien se dedica a la venta de droga en las juntas auxiliares de San Miguel Canoa y San Aparicio.

Ambos personajes refieren que sus jefes están apadrinados por la Policía Estatal, específicamente por el comandante Gamboa, a quien supuestamente le pagan 50 mil pesos quincenales a cambio de que patrullas los custodien cuando roban un tráiler, o bien, para que los deje trabajar tranquilamente en la venta de droga.

Tras la circulación de dichos videos, cuya autoría no se identifica, este viernes estalló un conflicto al interior de la Dirección de la Policía Estatal, en el barrio de Analco, donde según fuentes consultadas, elementos de dos bandos de grupos especiales, sostuvieron un altercado ante la búsqueda de los presuntos responsables de los videos referidos.

Ante el conflicto, se produjo la intervención de un coronel y tres elementos más del Ejército Mexicano, además del subsecretario de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP) Ardelio Vargas Fosado.

La situación no llegó a mayores y quedó controlada aunque se mantuvo la presencia del Ejército para mantener la calma en el lugar.

SSP dice que fue una revisión de armamento

Sobre este asunto, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP) dio a conocer a través de su cuenta oficial de Twitter que se trató de una revisión de armamento, lo cual generó una protesta que se disolvió mediante el diálogo, garantizando la operatividad de la corporación.