Andrea Bocelli se robó los reflectores de este viernes ante los 16 mil espectadores que pudieron estar presentes en el estadio Olímpico de Roma, tras cantar el aria "Nessun Dorma", además de verse acompañado por un espectáculo pirotécnico y una coreografía con 24 globos fluctuantes durante la ceremonia de apertura de la Eurocopa.

El inmueble romano albergó una ceremonia que duró cerca de quince minutos y que tuvo a Bocelli como invitado especial, antes de que las selecciones de Italia y Turquía se enfrentaran en la primera jornada del Grupo A.

A falta de 25 minutos para que diera inicio el encuentro, la banda musical de la policía italiana saltó al campo acompañada por seis caballeros, al tiempo que en las pantallas del Olímpico se proyectaron algunas imágenes que marcaron la historia de la Eurocopa en su aniversario número sesenta.

En el evento también estuvieron presentes dos símbolos del futbol italiano como Francesco Totti, histórico capitán del Roma, y Alessandro Nesta, bandera del Lazio y del Milan, quienes fueron los encargados de dar la bienvenida. "Ciao Roma", dijo Nesta, seguido por un "Ciao Europa" pronunciado por Totti.

La brillante coreografía realizada con unos globos simbolizó a las 24 selecciones participantes en la Eurocopa. Un sistema de alta tecnología permitió que se movieran al ritmo de la música, hasta unirlos en el centro del campo para enviar un mensaje de unión acompañado por un notable espectáculo pirotécnico a pie de campo y en el techo del estadio.

Fue entonces que llegó el momento mítico de la tarde con Andrea Bocelli, que interpretó el aria de Giacomo Puccini "Nessun Dorma", situación que conmocionó a los 16 mil espectadores.

La ceremonia concluyó con la canción "We are the people" de Martin Garrix, Bono y The Edge, en un espectáculo virtual proyectado en las pantallas del estadio.

Pocos minutos después saltaron al campo las dos selecciones, ovacionadas por sus respectivas hinchadas, para los himnos nacionales.

Foto: Twitter