Luego de que fuera atacada fuertemente por los señalamientos que se le hicieron a su esposo Andrés Roemer a principios de año, Pamela Cortés-Roemer  ha decidido no hacer caso de las críticas y enfocarse en la promoción cultural.

Actualmente, la influencer, modelo y actriz se encuentra en Nueva York, pues, de acuerdo con lo señalado en sus redes, viajó ahí para regresar sus cosas del departamento que estaba rentando: “Vine a Nueva York con mi mejor amiga para regresar mis cosas del departamento que estábamos rentando aquí”, informó Pamela.

Desde principios de año, Pamela Cortés ha estado en medio de la polémica, ello a causa de mostrar su apoyo incondicional a su esposo Andrés Roemer, quien desde febrero de este año ha sido vinculado con 61 casos de abuso y acoso sexual.

Al respecto, Pamela se ha mantenido al margen del asunto, sin embargo, las pocas veces que ha opinado al respecto, ha sido para desacreditar las denuncias en contra de su esposo y evidenciar el desagrado que siente ante los comentarios y actitudes agresivas por parte de colectivos feministas y medios de comunicación.

De tal forma que, en su última publicación de Instagram, señaló que se encuentra atravesando por un momento difícil, pero que ver películas y escribir reseñas la mantiene estable emocionalmente, por lo que no dejará que externos la afecten:

“Al mal tiempo buena cara y en los momentos más oscuros siempre volver al agradecimiento con la vida por la fortuna de ser y estar. En fin, aunque parezca algo insignificante, el ver películas y escribir mis reseñas me llena de satisfacción y sentido; por lo tanto, temo decepcionar a quienes disfrutan verme en la lona y patearme, porque no lo voy a dejar de hacer y si alguien quiere hablar de otro tema que no sea cine está cordialmente invitado a ser bloqueado”, dijo.

Y es que, el concepto de su cuenta de Instagram es realizar reseñas de películas famosas, las cuales son acompañadas de fotos suyas que guarden relación con la película de la que escribe. De tal forma que, este pasatiempo la ha mantenido feliz, pese al momento que atraviesa su matrimonio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

r)