Con huellas de tortura, un día después de que fuera privado de la libertad, se localizó el cadáver de José Rito Rogelio Morales Ontiveros, de 66 años de edad, quien el pasado 3 de junio, al llegar a su casa, descubrió a dos sujetos en flagrancia delictiva, cuando se apoderaban de diversos objetos de valor, por lo que éstos, decidieron llevárselo, sin que se supiera más sobre su paradero. 

Consta en la carpeta de investigación 407/2021 iniciada por la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares (FEIDDFPDCP) que al hombre de la tercera edad se le vio por última vez el 3 de junio, en la unidad habitacional Volkswagen 1, Puebla. 

En la misma denuncia se destaca que la víctima contaba con una cicatriz en rodilla izquierda de aproximadamente 10 centímetros y vestía pantalón color café, playera de manga larga de color verde, y zapatos de vestir café. 

Fuentes policiales compartieron que el día de su desaparición, José visitó a su hermana, con la cual comió, y posteriormente el sexagenario regresó a su domicilio en la citada unidad habitacional que se localiza en Cuautlancingo. 

Tras perder comunicación con él, su familia comenzó a buscarlo e interpuso la denuncia correspondiente ante la Fiscalía de Puebla, quien inició con las investigaciones de ley. 

Durante las pesquisas y la revisión de cámaras de vigilancia, se descubrió que la víctima al llegar a su casa vio a sujetos que entraron a robar, y que se lo llevaron por la fuerza. Ahora se sabe que tan solo un día después, su cuerpo fue localizado en la comunidad de San Miguel Ayala, en el municipio de Atlixco. 

Por su parte, la Fiscalía de Puebla continúa con las investigaciones que lleva a detener a los ladrones, ahora homicidas.