Con un importante despliegue policiaco tanto de agentes municipales como estatales, y vigilancia de al menos un policía por casilla, inició la jornada electoral en el municipio de Santa Clara Ocoyucan, considerado foco rojo ante los últimos hechos violentos cometidos en agravio de dos candidatos a la alcaldía.

Desde antes de las 8 horas, se llevó a cabo la concentración de uniformados de ambas corporaciones, en la comandancia del municipio.

Tras recibir órdenes, los elementos se desplegaron a diversos puntos de la cabecera y juntas auxiliares, donde la gente ya esperaba a emitir su voto para uno de los ocho candidatos que hoy disputan el poder.

De forma inusual, ninguna casilla fue instalada en la presidencia de Ocoyucan.

Al momento el único incidente fue con un poblador que llegó a una de las casillas con su camioneta con logotipos de Juan Severo Chilchoa, abanderado de Movimiento Ciudadano, y con una vendedora de gelatinas que portaba una bolsa y una sombrilla del Partido Acción Nacional (PAN); en este caso, la mujer fue obligada a guardar dicha publicidad.