Para saldar acusaciones de negligencia en el escándalo del "dieselgate", el ex presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn pagará 11 millones de euros (13.3 millones de dólares) a su antigua empresa.

En septiembre de 2015, un escándalo mayúsculo sacó a la luz la manipulación de millones de motores diésel de las marcas VW y Audi, entre otras, para que parecieran menos contaminantes de lo que eran.

Winterkorn, quien fue presidente del directorio del grupo, hasta su dimisión en ese año, pagará unos 11 millones de euros por "daños e intereses por incumplimientos" en el ejercicio de sus funciones, según acordó el consejo de vigilancia de la firma alemana.

De acuerdo con medios alemanes, Volkswagen ha exigido más de mil millones de euros de indemnización a sus antiguos directivos y a los aseguradores ante los cuales el grupo suscribió una cobertura por la responsabilidad de los directivos.

Martin Winterkorn "incumplió sus deberes de diligencia" al omitir, como presidente del grupo, "explicar el contexto de la utilización de programas informáticos no autorizados" en motores diesel, constató un gabinete de abogados, al que Volkswagen encargó dilucidar las circunstancias del escándalo en el que el ex directivo siempre ha negado su responsabilidad.