Organizaciones civiles junto con el Instituto de Derechos Humanos “Ignacio Ellacuría SJ” de la Ibero Puebla  condenaron las agresiones y  la detención  de estudiantes normalistas que protestaban frente a Casa Aguayo, el pasado primero de junio.

Exigieron respetar la libertad de manifestación y no hacer uso de la fuerza pública para responder a inconformidades.

Durante el operativo para desalojar a normalistas de la Escuela Rural Carmen Serdán que tenían sitiada Casa Aguayo en demanda de mejora de infraestructura y aumento de recursos, los manifestantes fueron rociados con  gas lacrimógeno y con extintores.

También hubo agresiones físicas contra los normalistas y operadores de quienes conducían la unidad que los transportaba y contra  quienes no presentaron resistencia .

El saldo fue de 43 detenidos, quienes al otro día por la mañana fueron puestos en libertad, informaron las autoridades.

“Señalamos que las autoridades tienen la obligación de respetar los derechos, de la libertad de expresión y de la reunión pacífica, garantizando que cualquier intervención de estos derechos satisfagan los principios de legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad, siendo inaceptable el uso de la fuerza excesiva y detenciones arbitrarias en el marco del ejercicio de los derechos”, expusieron las organizaciones en un posicionamiento.

También se sumaron a las peticiones de las alumnas normalistas que exigieron al gobierno del Estado que establezca un diálogo “encaminado a cumplir el derecho a la educación” y garantizando el regreso seguro y digno a clases presenciales.

También demandaron atender la exigencia de intervenir en infraestructura para la institución y cumplir con la serie de acuerdos establecidos con el gobernador Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta en 2019.

“Solicitamos se investiguen las violaciones a los derechos humanos cometidos en contra de estudiantes normalistas”, agregaron.

Las organizaciones firmantes son: el Centro de Derechos Humanos Antonio Esteban AC, Frente Nacional de Organizaciones y Pueblos en Lucha, Movimiento de Autogestión Social Campesino Indígena Popular, Movimiento Independiente Obrero Campesino Urbano Popular, Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, Red de Defensa de los Derechos Humanos (REDDH) y el Instituto de Derechos Humanos “Ignacio Ellacuría SJ” de la Universidad Iberoamericana de Puebla.

“Lamentable que se aplique la ley del garrote en tiempos de transformación”

Por otra parte, el Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ) señaló que es lamentable que se aplique la ley del garrote en tiempos de “transformación” y repitiendo las viejas prácticas contra quienes luchan por mejores condiciones para la digna labor que es ser maestro.

“Criminalizar a un joven por un derecho que el estado está obligado a garantizar , es la muestra de las prácticas autoritarias y represivas de gobiernos pasados.  Es fundamental no olvidar el papel de las normales rurales y la labor que aportan en la educación del país, así como la oportunidad que brinda a jóvenes provenientes de familias campesinas y trabajadoras”, dijo la organización.

Las agresiones que han vivido las normales, agregó, han llevado a actos atroces, como el de los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero.

Lamentó que tanto en Puebla como en el país, exista una campaña de linchamiento y agresiones contra los normalistas.

Nosotros no somos represores como Díaz Ordaz: AMLO

Durante su conferencia matutina, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador señaló que está a favor de la manifestación pacífica y que su administración no es represora.

“Nosotros no somos represores; yo no soy Díaz Ordaz. Vamos a entendernos bien, pero no a los cacicazgos. Nadie debe abusar en ningún lugar, en ningún sindicato, en ninguna organización, en ninguna universidad”, comentó.

En su opinión, todavía hay personas que manejan las universidades públicas “que son caciques, que llevan 30 años”, además de “líderes charros de 20, de 30, de 40 años en los sindicatos” y que su gobierno no debe tolerar.

Comentó que habrá “todo el apoyo para los estudiantes, o sea, que no les falte nada, que tengan sus becas, que en los internados no les falte la alimentación, que reciban educación gratuita, de calidad y que saliendo de la normal tengan automáticamente su plaza, su base, para trabajar como maestros en la Secretaría de Educación Pública”.

En el caso de Puebla dijo que notó “cosas que no son convenientes” como que los líderes obligan a las alumnas de la Normal Rural “Carmen Serdán” a saquear unidades para tener derecho a alimentación.

“Y es un asunto lamentable, doloroso, Entonces, ¿qué es eso? Esa educación no, así no es”, dijo al referirse al caso de dos estudiantes de la normal rural de Teteles  que perdieron la vida tras subir a un tráiler para sustraer alimentos.