La tensión se apoderó de los jugadores durante los últimos minutos de la Gran Final de la Liga MX, duelo en que Cruz Azul se coronó como nuevo campeón  y puso fin a la racha negativa de 23 años sin conseguir un título liguero. No obstante, antes de que finalizara el encuentro hubo un conato de bronca que inició por una provocación de Santiago Giménez sobre Matheus Doria, en el que estuvieron involucrados gran parte de las plantillas celeste y lagunera.

Finalmente, la bronca se pudo detener y ambos clubes continuaron con lo suyo, donde el arquero Jesús Corona (famoso por este tipo de desplantes) se mantuvo sereno durante la incertidumbre de los empujones e incluso trabajó en tranquilizar a sus compañeros; sin embargo, no pudo contener la calentura del momento una vez que terminó el partido.

El capitán de La Máquina fue captado mientras empujaba a un comisario de la Liga MX una vez que el silbante Fernando Hernández dio el pitazo final, presuntamente por no haber permitido el acceso a la cancha a parte del staff celeste. 

Pese al desliz, el arquero pudo guardar la postura y la situación no pasó a mayores, aunque es posible que exista una sanción en caso de que el hecho sea investigado y proceda un castigo.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter