En una publicación de este miércoles, el periódico liberal Asahi Shimbun, uno de los socios olímpicos oficiales, exhortó al primer ministro Yoshihide Suga a "evaluar con calma y objetividad la situación y decidir sobre la cancelación del evento este verano". Asahi es la primera de distintas organizaciones de medios japoneses que fungen como patrocinadores oficiales para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y que solicitan la eliminación de la justa, a menos de dos meses antes de su apertura.

Estas ‘invitaciones’ en contra de los Juegos se han multiplicado en las últimas semanas y a menos de dos meses para la inauguración del evento, la cual está prevista para el próximo 23 de julio. También el principal sindicato de médicos de Japón presentó su propia petición al Gobierno al solicitar la cancelación de los Juegos por los riesgos sanitarios que conlleva, mientras que algunos de los empresarios más influyentes del país, así como los líderes de los gigantes tecnológicos Rakuten y Softbank, también mostraron su rechazo.

A comienzos de esta semana las autoridades de Estados Unidos emitieron una recomendación para no hacer viajes a Japón debido a la situación del virus, aunque tanto el comité olímpico de ese país como los anfitriones señalaron que ese mensaje no afectaría a la participación estadounidense en los Juegos.

"Nuestra visión es que Estados Unidos enviará a su equipo olímpico y a su comité a Tokio", comentó Muto este miércoles al término de la reunión del comité ejecutivo.

Por otro lado, las encuestas recientes muestran que hasta el 83 por ciento de las personas en Japón dicen no a la celebración de los Juegos y muchos temen que la llegada de unos 80 mil funcionarios, periodistas y personal de apoyo pueda convertir a Tokio 2020 en un evento de súper propagación del coronavirus.

Tokio y otras nueve áreas permanecen hoy día bajo estado de emergencia introducido a fines del mes pasado, lo que vino en respuesta a un aumento en las infecciones impulsadas por variantes más contagiosas. Japón ha informado de 726 mil casos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia y más de 12 mil 500 muertes, cifras bastante más elevadas que en muchos otros países de la región,

 

Organizadores no cambian su postura

No obstante, los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 defendieron este miércoles la efectividad de las medidas anticontagios que han sido diseñadas especialmente para el evento deportivo, ante las crecientes dudas sobre su viabilidad por la situación de la pandemia en Japón.

El comité organizador de Tokio 2020 destacó este mismo día que han probado con éxito su estrategia de prevención de contagios en una serie de eventos deportivos que fueron organizados en Japón en los últimos meses, y afirmó que dichas medidas se detallarán y reforzarán antes de la celebración de los Juegos este verano.

En dichos “eventos de prueba” intervinieron más de un millar de atletas y representantes de comités extranjeros, y entre todos ellos se registró apenas un contagio de Covid-19 detectado a uno de los participantes al llegar a Japón, según explicó la presidenta del comité organizador, Seiko Hashimoto, al inicio de una reunión del comité ejecutivo de Tokio 2020.

"Esto demuestra la efectividad de nuestras orientaciones anticontagios", señaló Hashimoto sobre el conjunto de medidas preventivas diseñadas por los organizadores, las cuales incluyen una estricta limitación de los movimientos de los deportistas o la realización frecuente de test PCR.

Hashimoto, sin embargo, admitió la "preocupación" que existe en la sociedad nipona, pues de acuerdo con las encuestas se oponen de forma mayoritaria a la celebración del evento en las fechas previstas. Para tratar de hacer frente a esta inquietud, los anfitriones decidieron "minimizar" el número de participantes foráneos en los Juegos, así como realizar un "control activo" de sus movimientos durante su estancia en Japón y garantizar que el evento deportivo "no ejercerá más presión sobre el sistema sanitario nipón", destacó.

Toshiro Muto, director ejecutivo de Tokio 2020, dijo en este sentido que el número de participantes en los Juegos llegados desde el exterior se reducirá desde los 180 mil previstos al inicio a unos 78 mil, cifra que incluye a atletas, representantes de comités y federaciones, periodistas y otros implicados en los Juegos.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter