Los Juegos Olímpicos de Tokio seguirán adelante incluso si la ciudad todavía se encuentra en estado de emergencia debido al COVID-19, como señaló un alto funcionario olímpico, quien subrayó los desafíos que enfrentan los organizadores de los Juegos afectados por la pandemia.

A sólo nueve semanas para que den inicio los Juegos, el Comité Olímpico Internacional (COI) buscó calmar las aguas en Japón mediante una reunión virtual, donde explicaron que el evento no representaría una carga para un sistema médico que ya se encuentra bajo presión debido a la pandemia.

El evento deportivo de talla mundial enfrenta una creciente oposición por parte del público. Una encuesta de la compañía Reuters publicada el viernes señala que casi el 70 por ciento de los encuestados se oponen a la realización de la justa, pues optan por una cancelación o un mayor aplazamiento.

 

'Definitivametne sí'

Tras cuestionar al vicepresidente del COI, John Coates, sobre si los Juegos Olímpicos seguirían adelante incluso si Tokio se encuentra en estado de emergencia, éste dijo que supervisa los preparativos y que definitivamente los Juegos van sí o sí.

“Todos los planes que tenemos para proteger la seguridad de los atletas y el pueblo de Japón se basan en las peores circunstancias posibles”, agregó.

Coates dijo que más del 80 por ciento de los residentes de la Villa Olímpica serían vacunados antes del 23 de julio, cuando comienzan los Juegos Olímpicos.

Agregó que personal médico adicional sería parte de las delegaciones olímpicas extranjeras para apoyar las operaciones médicas y la implementación de las contramedidas COVID-19.

Japón ha vacunado apenas al 4,1 por ciento de su población, la tasa más baja entre los países ricos del mundo y sólo alrededor de la mitad de su personal médico ha completado sus vacunas.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter