No mucho tiempo después de que la página oficial del Club Puebla anunciara el pasado lunes el inicio de la venta de boletos para la semifinal ante Santos, las y los aficionados se llevaron la tremenda sorpresa de que la localidad en Cabecera sur ya se encontraba agotada. Tuvieron que pasar apenas unos minutos para que los franjabonados (quienes tuvieron el beneficio de la preventa) dieran la noticia de que, en efecto, no había más boletos en dicha zona.

Esta cabecera es nada menos que donde se alojan las porras y se concentra la mayor cantidad de aficionados a la Franja. Sin embargo, muchos usuarios en redes sociales se quejaron debido a que no era posible que las entradas ‘volaran’ cuando la preventa fue, supuestamente, únicamente para personas con franjabono, que presumiblemente no pasan de 9 mil.

La situación se volvió más ‘grave’ con el pasar de las horas debido a que la propia página del club anunció que los boletos para Cabecera norte, Cabecera sur y la Rampa oriente también se habían agotado, todo en apenas 4 horas. Todavía peor, para este martes la misma página dio a conocer que de las 8 localidades disponibles sólo hay disponibles 2: Rampa norte (con un costo de $330) y Platea AT&T (con un costo de $900).

 

La reventa hizo su agosto

Distintos grupos creados por aficionados para compartir cosas alusivas al club se volvieron puntos virtuales para facilitar la reventa de boletos ya conseguidos por abonados e incluso hubo distintos casos de personas que rentaron su abono para que los demás pudieran conseguir entradas, esto –claro está- con un costo por uso.

Fue el pasado lunes cuando el gobernador señaló que estudiaría la posibilidad de que el aforo en el Estadio Cuauhtémoc se elevara hasta el 50 por ciento, lo que implicaría una entrada de al menos 23 mil personas que sería definida este martes en rueda de prensa; sin embargo, el tema no se tocó.

El beneficio para los abonados termina el próximo miércoles a las 11:59 pm, para luego dar paso a la venta general que inicia desde primera hora del jueves. No obstante, comienza a pesar la incertidumbre de los aficionados por saber si aún habrá disponibilidad para que puedan hacerse con una entrada (lo cual sería posible si se anuncia el incremento de aforo) o de plano tendrán que comprar en reventa.

Foto: Twitter