A quince años de que Rafael Nadal consiguiera su primer título en el Masters 1000 de Roma tras levantar dos puntos de partido a Roger Federer en la final, el español puso los dobles dígitos en el Foro Itálico luego de imponerse ante Novak Djokovic por 7-5, 1-6 y 6-3, partido de mucha intensidad durante dos horas y 49 minutos.

Con el triunfo, Nadal se adjudicó el décimo campeonato en Roma debido a que tiene en sus vitrinas las copas de 2005, 2006, 2007, 2009, 2010, 2012, 2013, 2018, 2019 y 2021; el palmarés también abarca trece en Roland Garros, 12 en el Conde de Godó y 11 en Montecarlo, las otras competiciones donde se maneja con dos cifras.

A tan sólo dos semanas de que inicie el Roland Garros –donde buscará superar los 20 grandes de Federer- Rafa dio un golpe sobre la mesa y se postula de nuevo como máximo favorito. Aunque se paró con un titubeante comienzo de torneo, donde tuvo que superar dos match points en el partido de octavos frente a Denis Shapovalov, el español recobró su mejor tenis con fundamentos a los que nos tiene acostumbrado. Se trata de su trigesimosexto Masters 1000 con el que igualó a Djokovic en la cabeza de esa clasificación.

‘Nole’ necesitó el pasado viernes cuatro horas y 56 minutos para completar su partido de cuartos de final ante Stéfanos Tsitsipás y quebrar la tenaz resistencia de Lorenzo Sonego en semifinales. Sin embargo, el serbio salió con la intención de abreviar los puntos en un partido donde no hubo sitio para contemplaciones entre dos jugadores que se conocen de pies a cabeza después de 56 partidos disputados, pues son nada menos que la rivalidad más fecunda de la historia del tenis.

Las emociones que generan partidos de este tipo se debe a que fue la final entre los dos tenistas más veteranos desde la era profesional (1968) y la segunda de edades más provectas en torneos de esta categoría desde 1990.

Foto: Twitter