El Congreso de Colima aprobó una reforma con la que se prohibirá el expendio y venta de comida chatarra a menores en escuelas privadas y públicas, desde el nivel preescolar hasta el medio superior.  

La propuesta fue presentada por la bancada de Morena en agosto de 2020, cuando se realizó un foro virtual junto con el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, para hablar sobre los beneficios de la iniciativa, así como las problemáticas en la salud pública ocasionadas por el consumo de comida y bebidas chatarra.  

Entre las modificaciones a la ley se plantea en su artículo 52 que “la Secretaría de Salud deberá generar acciones que eviten y desincentiven el consumo, de bebidas azucaradas y alimentos que excedan los límites máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio añadido, que establece la Norma Oficial Mexicana (NOM) correspondiente”.  

En la fracción 9 del mismo artículo se establece “prohibir la distribución, venta, exhibición y suministro en cualquiera de sus formas, de bebidas azucaradas y alimentos que excedan los límites máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio añadido, que establece la Norma Oficial Mexicana correspondiente, en instituciones públicas y privadas de educación básica y media superior”.  

Los gobiernos municipales, a partir de la publicación de esta reforma, deberán evitar la distribución, venta, exhibición y suministro en cualquiera de sus formas de bebidas azucaradas y alimentos chatarra que establece la Norma Oficial Mexicana (NOM) correspondiente, en las inmediaciones de las instituciones públicas y privadas de educación básica y media superior.  

Y tendrán un plazo de 60 días hábiles para actualizar su Reglamento para el Comercio en Vía Pública en atención a estas indicaciones.  

Con información de Milenio