Facundo Rosas Rosas, polémico ex secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Rafael Moreno Valle, expuso su versión de dos hechos que aún resuenan en la gobernabilidad del estado: el huachicol y la represión en Chalchihuapan.

En ambos confrontó claramente la verdad oficial que lo quiso inculpar. Pero además se explayó sobre otros candentes asuntos: su relación con Genaro García Luna y las menciones que lo ligan con secuestros y sobornos. 

Entrevistado por el periodista Rodolfo Ruíz, en el programa Ante la Corte, Rosas Rosas afirmó que, a 6 años de su salida del gobierno, las tomas clandestinas por robo de gas LP e hidrocarburo que reporta Petróleos Mexicanos (PEMEX) en Puebla pasaron de 400 en 1 año a 710 cada 3 meses.

Esto significa que en tan solo un año se registran hasta 2 mil 800 tomas clandestinas pese a que el gobernador Miguel Barbosa asegura que su sistema de seguridad ha contrarrestado el huachicol y lo presenta como un logro de su administración.

Facundo Rosas explicó que el delito de robo de hidrocarburo es competencia del fuero federal y no de los gobiernos estatales. A pesar de que se pueda apoyar a la federación a combatirlo, finalmente es ésta la que se encarga de las investigaciones correspondientes y de detener a las personas involucradas.

Rechazó que su salida del gobierno estatal, en junio de 2015, se relacionara con su participación en el robo de combustible ya que fueron dos de sus colaboradores, el director de la Policía Estatal y el director de Operaciones Especiales, los detenidos escoltando a una banda de huachicoleros en Tepeaca, según las autoridades.

Rosas agregó que a los exfuncionarios en seis años solo se les pudo comprobar la posesión de dos bidones con huachicol.

“Yo le pedí al extinto gobernador (Rafael Moreno Valle) separarme del cargo para que vinieran las investigaciones y no hubiera parcialidad alguna. Pero no creo que haya algo en que te tardes 6 años (…) ellos no dependían directamente de mi (…) yo acordaba con los subsecretarios, pues a ellos les reportaban”.

 

El amago de Barbosa

 

Durante la conferencia matutina del 21 de febrero del presente año, el gobernador Miguel Barbosa Huerta se refirió al exsecretario de Seguridad con estas palabras:

“Vamos a poner en claro la leyenda negra de Facundo Rosas en Puebla. Ya es tiempo de que se esclarezca todo lo que se ha dicho de él, sí, del inocente Facundo Rosas, porque alega presunción de inocencia; nunca ha sido capaz de hacer algo irregular”.

 

El mandatario aseguró que iba a aportar pruebas de los delitos cometidos por Rosas en el periodo 2013 a 2015, a 6 años de su salida del gobierno, pero hasta el momento no se ha podido comprobar su participación en los delitos mencionados.

 

No se usaron balas de goma en Chalchihuapan

En la entrevista, Facundo Rosas también rechazó que en Chalchihuapan, donde murió un menor de edad, se hayan disparado balas de goma, pues dijo que se trató de un bote de gas lacrimógeno el que hirió al menor en “lamentable accidente” y explicó que por este hecho tuvo que pagar la cantidad de 500 mil pesos, mientras que el policía responsable fue sentenciado a prisión.

El ex secretario recordó que el 9 de julio de 2014, ciudadanos de Chalchihuapan inconformes con el retiro del registro civil, bloquearon el paso a la autopista Atlixco.

 En ese entonces la ley castigaba el ataque o bloqueo de las vías de comunicación por lo que “en el seno de un grupo de coordinación donde concurrieron diversas autoridades se ordenó un desalojo” que provocó una refriega en la cual murió el pequeño José Luis Tehuatlie Tamayo por el golpe en la cabeza de un bote de gas lacrimógeno y no una bala de goma, como se divulgó en ese entonces.

Rosas Rosas pagó una indemnización, de acuerdo con lo que pidió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en sus 11 recomendaciones donde se determinó solicitar una sanción administrativa, con la cual tendría que pagar una multa de 500 mil pesos que debían salir de sus recursos personales.

El exfuncionario dijo que el caso se hizo noticia nacional debido a que: “el entonces titular de la CNDH (Raúl Plascencia Villanueva) ya traía algo en mi contra, debido a que fui subsecretario de Prevención y Participación ciudadana en los últimos dos años del entonces presidente (Felipe Calderón Hinojosa), por mi oficina pasaban todas las recomendaciones que emitía la CNDH esa fue mi labor.

“Como no admití 4 recomendaciones de 44 que a fuerza quería la CNDH que firmara, de que había participación de la Policía Federal, la sanción fue el desprestigio por parte de su titular Raúl Plascencia Villanueva, así se cerró la administración de Felipe Calderón Hinojosa (…) entonces un caso imprudencial que fue lamentablemente accidental se convirtió en algo que explotó a nivel nacional”.

 

No hay pruebas suficientes para probar un dicho: sobre caso Genaro Luna

Al cuestionar al exfuncionario sobre la relación que sostiene con su ex jefe Genaro García Luna, hoy preso en Estados Unidos por sus nexos con el cartel de Sinaloa señaló que no lo ve desde que salió del gobierno de Puebla, luego solo hubo comunicación circunstancial y no más.

“Pero me he enterado de que es un tema que no ha sido juzgado, aunque ya lleva dos años preso”.

Expuso que el proceso de García Luna se ha pospuesto por la pandemia, los fiscales y jueces que aplazan la defensa porque aún falta mucho por probar.

Respecto a los supuestos sobornos del cartel que habría aceptado García Luna mientras era titular de la Secretaría de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa dijo:

“Como analista que he sido toda mi vida no existen elementos suficientes para probar un dicho porque lo que he revisado en medios de comunicación es que hay gráficos que no tienen un rigor legal ni sustento”.

Rosas apegándose al nuevo sistema penal dijo que el caso debería ser analizado con el rigor necesario pues, “el hombre es él y sus circunstancias actuales”.

 

“Lo que no se puede probar lo pones en un libro”: sobre nexos con el narco  

La Barbie, Edgar Valdéz Villarreal y periodistas como Anabel Hernández, en su libro Los jefes del Narco, lo han señalado como informante de grupos delincuenciales, pero Rosas argumentó que desconoce a qué intereses responda el Ministerio Público, pues, no se pueden basar en lo que dicen los libros.

“Si el ministerio se basara en lo que dicen los libros hoy estaría llena la cárcel (…) esta señora también ha mencionado a los de las actuales administraciones, lo que no puedes probar lo pones en un libro, una mentira tantas veces dicha quisieran que fueran verdad, pero por supuesto que no yo no tengo nada que ver”, afirmó.  

Comentó que su único papel, en este sentido, fue el de ser el responsable institucionalmente de la detención de la Barbi.

De los 1600 casos de secuestro que atendió, el 99.5% se resolvió de manera exitosa

El exfuncionario dijo que de los casos atendidos hasta el 2006 se resolvió el 99.5 por ciento esto incluye, la resolución del asunto, el regreso de la víctima con vida y la desarticulación de la banda.

Algunos de los casos que atendió fueron el de Rubén Omar Romano entrenador de futbol del club Cruz Azul, Pedro Galindo esposo de la señora Elena Morera, que fue el primer secuestro que atendió estando en la AFI.

Y el caso del empresario Alejandro Martí que le toco atenderlo en la fase posterior al pago, pues ya había pasado una semana de efectuado, ya que el afectado decidió recuperar a su hijo al margen de la autoridad; lo asesoró su colaborador de negocios, la autoridad conoció el caso 8 días después de efectuar el pago y de no regresar al menor.

En un primer momento se dijo que Lorena González estaba involucrada, según lo dicho por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y del jefe de gobierno de ese entonces, hoy canciller, Marcelo Ebrad él se comprometió con Alejandro Martí a encontrar a los responsables.

“Cometieron el error de detener a una persona que nada tenía que ver con el secuestro y le arruinaron su vida, porque estuvo 7 años presa

Antes, Lorena González era jefa de departamento del área administrativa de la AFI.

“Luego nosotros detuvimos a la verdadera “güera” la que participo en la intercepción de Fernando Martí no es que yo lo diga es que nosotros detuvimos a la verdadera responsable cuando se le juntaron dos personas con las que había cometido el mismo delito

Fue entonces cuando la autoridad tuvo que pedir una disculpa pública a Lorena Gonzáles, la exoneraron, la reinstalaron y le pagaron sus salarios caídos.