El desabasto de medicamentos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) contra males crónicos como la hipertensión es una problemática que ha afectado a los derechohabientes desde  hace casi cinco meses.

En enero, Leopoldo Muro denunció la falta de medicamentos en la clínica número 1 del IMSS y aunque solucionaron el problema después de que su caso se hizo público, un mes después siguió sin recibir sus medicinas.

“Prácticamente no tengo medicamento desde marzo y abril; nada he recibido en lo que va de mayo. Ya he llamado varias veces al IMSS, pero no me han podido conectar a farmacia porque, según la recepcionista, el teléfono está descolgado. Después, ni recepción contesta”, agregó.

Ante la falta de medicina tiene que desembolsar más 350 pesos mensuales para no frenar su tratamiento y poner en riesgo, en futuro, su vida.

Leopoldo Muro comentó que el servicio es insuficiente, pues cuando le han dado medicamento, le han otorgado solo una caja con 20 pastillas, pese a que al mes requiere 31.

“Y yo solo hablo por ese medicamento de hipertensión, que es mi caso, hacen falta otros medicamentos, creo que es importante empezar a denunciar las anomalías y las fallas”, comentó.

Lamentó que en las farmacias sellen la receta sin dar medicina y después piden que se comuniquen por teléfono, para conocer la fecha en que serán atendidos, aunque no hay respuesta.

“La verdad es gravísimo todo lo que está pasando en México y en Puebla, algo tienen que hacer las autoridades”, agregó.

En marzo, también en redes sociales se dio a conocer el caso de Manuel Flores, quien desde enero tenía problema en recibir su medicamento para la hipertensión.