Las cosas han cambiado para los usuarios de WhatsApp, ya que la plataforma dio marcha atrás en su propuesta de que aquellos que no aceptarán su nueva política de privacidad se quedarían sin el servicio a partir del próximo 15 de mayo.

“A nadie se le eliminará la cuenta o perderá la funcionalidad de WhatsApp el 15 de mayo a causa de esta actualización”, indicó la aplicación de mensajería.

Una de las advertencias que tendrían los usuarios que no aceptarán la actualización es que perderían la “funcionalidad completa” a partir del 15 de mayo, ya que no podrían enviar no recibir mensajes.

Las medidas causaron polémica porque pensó que el aceptar la nueva política era dar acceso por parte de Facebook a datos personales, de contactos o sobre las conversaciones que se mantienen en WhatsApp.

Ante la polémica que se generó, WhatsApp decidió retrasar la fecha de actualización de febrero a mayo.

La plataforma dijo que “varias semanas” después del 15 de mayo empezará a enviar “recordatorios persistentes” a aquellas personas que no hayan aceptado los nuevos términos.