Otra sorpresa en el mundo tenístico y derrota casi inesperada fue la que sufrió este viernes Rafael Nadal en el Open de Madrid, al caer en los cuartos de final ante Alexander Zverev en dos sets consecutivos (4-6, 4-6), situación poco habitual en el tenista español que cedió nuevamente un torneo de tierra batida (su especialidad).

Nadal venía de ser campeón por 12ª vez en el Barcelona Open al imponerse en una vibrante final ante Stéfanos Tsitsipás, hecho que lo convirtió al menos en ese momento en el tenista más peligroso del curso en polvo de ladrillo con su título en Montecarlo. Sin embargo, no pudo refrendar el mote del ‘Rey de tierra batida’ con una derrota muy similar a la que le había ocurrido en el Masters 1000 del Principado de Montecarlo, donde también fue despachado en cuartos por Andrey Rublev.

El encuentro duró una hora con 44 minutos y parte de lo insólito fue que Zverev jamás había vencido a Nadal sobre arcilla. Ahora será el alemán el encargado de disputar este sábado las semifinales del torneo ante Dominic Thiem.

Nadal mantuvo su dominio durante el primer set, pero a partir del 4-2 se vino abajo y su rival aprovechó para crecer exponencialmente. La capital de España se le resistió por tercera edición consecutiva y tendrá que ir a Roma sin ganar ni un punto, lo que le provoca perder el número 2 del Ranking ATP ante Medvedev porque defendía las semifinales de 2019 y le restan 180.

La cosa no pintó bien para el cinco veces campeón del torneo, que sufrió demasiado en cada uno de sus saques durante el segundo set, hasta que Zverev le quebró de en un par de ocasiones para adelantarse y consolidar el triunfo. Extrañamente, Nadal tuvo una especie de hundimiento, cometió más errores y, sencillamente, no encontró respuesta ante lo que se presentaba en la cancha. Fiel a su costumbre, no abandonó rápido su propuesta y peleó bien, pero no estuvo ni siquiera cerca de revertir la situación ante una versión sólida, seria y concentrada del sexto del ranking, que le ha ganado la partida en sus tres últimos enfrentamientos.

Foto: Twitter