Viernes de preámbulo rumbo a la pelea entre Saúl Álvarez y Billy Joe Saunders, quienes asistieron a la ceremonia de pesaje para confirmar el duelo de este sábado luego de los rumores sobre la posible cancelación del evento estelar por parte del equipo del británico. Ambos pugilistas acudieron al tradicional protocolo para que pudieran certificar el peso reglamentario de su categoría, donde también aprovecharon para decir las últimas palabras antes del evento.

Saunders fue el primero en montarse a la báscula. El propietario del cinturón de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) se despojó de su vestimenta en color rojo y se subió en medio de los abucheos generalizados del público. Al acercarse, el personal encargado de verificar los números registró las 167.8 libras de peso, lo que es igual a 76.1 Kilogramos (kg).

Momentos después llegó el turno del peleador vestido en color azul. El tapatío subió por las escalinatas y aprovechó para saludar a la gente; entre los gritos se despojó de su ropa y se colocó sobre la báscula. La disciplina que lo caracteriza en su preparación deslumbró de inmediato, pues al igual que su rival registró las 167.4 libras de peso, alrededor de 75.9 Kilogramos. Finalizado el protocolo, ambos personajes cumplieron los trámites y se mostraron listos para uno de los combates más relevantes en sus trayectorias.

Tras volverse a poner los pantaloncillos, el “mejor libra por libra del mundo” se dirigió al centro del escenario para tener contacto más cercano con el campeón invicto del Reino Unido. Los dos mostraron su brazo más poderoso ante los reunidos en la cita. La derecha de Canelo, con el puño cerrado, y la izquierda de Billy Joe, con el índice por delante, fue lo que mostraron en la exhibición de perfiles encontrados que protagonizarán en unas horas.

El ‘face to face’ se convirtió en un duelo de pies a cabeza. En principio, dio la impresión de que el primero de ellos en parpadear perdería el último enfrentamiento antes del combate con los guantes, aunque ninguno fue capaz de bajar la mirada. Fue su último protagonismo del día antes de subir al ring, aunque con segundos tensos debido a que cada una de las esquinas retiró a jalones a sus respectivos representantes.

Billy Joe Saunders buscará sobreponerse ante los pronósticos que lo sitúan como el principal candidato a la derrota, pero fue el primero en volver al centro para exhibir su título de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), donde el rechazo de las personas se volvió a hacer presente.

El mexicano sostuvo con los brazos las fajillas de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Organización Mundial de Boxeo (OMB) y la revista The Ring. Cuando volvió a ponerse la indumentaria celeste, tomó el micrófono y agradeció a los asistentes.

“El día de mañana esperen una gran pelea y una gran victoria. Muchas gracias. ¡Viva México!”, gritó.

Ya con la certificación oficial de los dos situados debajo de las 168 libras, el duelo está prácticamente listo. El día de mañana se enfrascarán en una batalla a 12 episodios, a menos que alguno de ellos se anime a terminar por la vía del nocaut.

Foto: Twitter