Una pareja brasileña planificó su boda  durante un año, sin embargo, días antes del evento, fueron diagnosticados con coronavirus, de tal forma que la enfermedad terminó arrebatándole la vida a uno de ellos.

Se trata de Bruno y Beatriz, quienes desde hace unos años mantenían una relación, sin embargo, a inicios del 2020 tomaron la decisión de casarse. Así, por la pandemia del covid-19 y por cuestiones personales, el evento tendría lugar el 17 de abril de 2021.

Durante un año, la pareja planificó su boda, esperando el día en que concretarían su matrimonio, no obstante, días antes del suceso, el 27 de marzo, ambos comenzaron a tener síntomas relacionados con el covid-19, como cuerpo cortado y dificultades respiratorias.

De esta manera, se mantuvieron aislados, pero la situación de Bruno empeoraba cada vez más, pues sus pulmones pasaron de estar comprometidos por el virus SARS-CoV-2 del 50% al 85%, así lo reveló un estudio.

“Acudió a la Unidad de Cuidados Intensivos a los 10 días, porque la saturación estaba disminuyendo. Conseguimos un lugar, se quedó una semana y luego le hicieron una nueva tomografía computarizada que detectó que tenía el 85 por ciento del pulmón comprometido”, señaló Beatriz, la novia.

La condición de Bruno se agravó al punto de que tenía problemas para realizar actividades básicas como caminar, bañarse o cambiarse de ropa, por lo que terminó hospitalizado y, por consiguiente, intubado, pues presentaba dificultades para respirar con la máscara de oxígeno.

Por la condición de salud de Bruno, la pareja reprogramó la fecha de boda, sin embargo, el novio falleció el pasado 17 de abril, día que habían fijado para casarse desde un principio.

“La fiesta estaba lista, el vestido ya estaba hecho, la fiesta pagada y el buffet contratado. Lo veníamos planeando hace un año”, señaló la novia.

Cabe mencionar que, la pareja había mantenido una relación durante más de 11 y que como producto de ella habían tenido dos hijos: uno de 7 y otro 4.

Finalmente, una enfermera del hospital en que se encontraba Bruno añadió que él siempre mantuvo la esperanza de casarse: “nunca quiso que lo despojaran del anillo; siempre tuvo la ilusión de su boda”, mencionó la empleada de salud.

Con información de: La Nación