No es factible para los maestros de la Sierra Negra regresar a las clases presenciales, ya que argumentan que sería llevar el virus hacia las comunidades donde se registran pocos contagios y se mantiene el control de la pandemia, por lo que recomendaron a la Secretaría de Educación considerar la situación de sus municipios.

José Luis Leyva Machuca, secretario general de la delegación D1-92 del SNTE sección 23 manifestó que regresar a las clases presenciales sería poner en riesgo a habitantes de las distintas comunidades a donde los docentes acuden a impartir clases, ya que la mayoría de los maestros no son originarios de esos lugares y subir hasta la Sierra Negra significaría llevar el virus hasta esa zona.

Explicó que, si bien es cierto, todos los maestros llevan a cabo los protocolos de protección contra el Covid-19, eso no es suficiente para estar exentos de contagiarse y al mismo tiempo llevar el virus a esas poblaciones.

Agregó que, según las autoridades, en agosto ya se estarían iniciando las clases presenciales y aunque ya no haya más opción más que acatar la disposición, llevarán a cabo los protocolos de protección, como usar cubrebocas para quienes lo necesiten, gel y sanitizante.

De igual manera manifestó que el gasto que conlleva realizar la compra de esos productos será absorbido en su totalidad por los maestros, pues no hay otra manera de poder pagar ese tipo de insumos.

El docente dijo que regresar a las clases presenciales ayudará a combatir el rezago educativo que dejó la pandemia por el Covid-19, ya que no es lo mismo llevar cada 15 días cuadernillos a los niños y explicarles lo que deben hacer a estar personalmente con ellos.