El diputado federal poblano Saúl Huerta Corona insistió en que es inocente del abuso sexual de menores que le imputan y afirmó que la acusación fue un montaje de opositores.

A una semana de su detención en un hotel de la Ciudad de México y posterior liberación, acusó que el acto fue un intento de extorsión y una infamia para incriminarlo.

El legislador del distrito 11 de Puebla capital acusó al joven que se dice víctima y su familia de actuar como “carnada”, en la que —dijo— él “cayó”.

En breve entrevista con Radio Fórmula, el ahora exmorenista se dijo agraviado por un “linchamiento” de los medios de comunicación, la opinión pública y grupos políticos.

Reclamó que no se ha respetado su derecho de presunción de inocencia a pesar de que, afirmó, no existe ningún indicio en su contra.

Sin aclarar si dejará la diputación para enfrentar a la justicia, se dijo confiado en que será declarado inocente al final de la investigación.

Si bien se dijo dispuesto a colaborar con las autoridades, en la entrevista no se abordaron los casos de otras aparentes víctimas que aparecieron tras su detención.