La Mesa Directiva del Congreso de Puebla ordenó a legisladores abstenerse de utilizar lenguaje misógino, violento o discriminatorio tras una recomendación de la CDH.

La presidenta María del Carmen Cabrera Camacho (del PT) instruyó a que tampoco utilicen discursos de odio o que marquen diferencias entre hombres y mujeres.

Con esta medida busca dar cumplimiento al punto cinco de la recomendación 5/2021, emitida por la Comisión de Derechos Humanos (CDH) del estado el pasado 26 de marzo.

La circular de Cabrera Camacho tiene fecha del 15 de abril, pero apenas fue enviada el martes a los 41 integrantes de la LX Legislatura.

Además se ordena a legisladores sujetarse al ejercicio de la función pública, a lo establecido en el Orden Jurídico Mexicano, así como a los tratados internacionales suscritos y ratificados por el Estado Mexicano.

Incluso se advirtió a legisladores que quienes no acaten las instrucciones incurrirían en falta administrativa, así que podrían ser sancionados.

Se precisa que el objetivo es “contribuir a la cordialidad” en el Poder Legislativo, pues la recomendación de la CDH se emitió a raíz de una serie de agresiones.

Si bien la versión pública de la recomendación no menciona a víctimas ni agresores, enumera los casos que ha protagonizado el diputado local sin partido Héctor Alonso Granados.

Sus expresiones contra la despenalización del aborto, las mujeres que reclaman este derecho, así como en contra de compañeras legisladoras fueron las que motivaron la recomendación.

Instruyen capacitación y disculpa

La CDH además estableció otros puntos que el Congreso del estado debería cumplir, como la elaboración de un Código de Ética, que deberá incluir sanciones administrativas e incluso penales para las manifestaciones de odio o que promuevan la violencia de género.

También se recomendó crear una unidad de género, la capacitación en materia de derechos humanos para todo el personal del poder Legislativo, así como la creación de un manual de lenguaje incluyente y no discriminatorio.

Para el agresor (que la recomendación no menciona, pero se sabe que es Alonso Granados), la CDH recomendó que emita una disculpa pública en una sesión plenaria, que reciba un curso en línea sobre género y lenguaje incluyente, y acuda a un grupo de reeducación para personas que ejercen violencia.