Cada 23 de abril, en Cataluña se tiene la costumbre de regalar una rosa o un libro, pero sabes ¿cuál es el origen de esta tradición? Te contamos los detalles al respecto.

En Cataluña, cada 23 de abril se lleva a cabo una celebración que consiste en regalar un libro o una rosa a un ser querido, razón por la que las calles de la ciudad se llenan de libros y rosas. Con el tiempo, esta tradición se extendió por toda España, llegando a hacer ecos en diferentes partes del mundo, como México, en donde actualmente existe una feria del libro con ese nombre.

Curiosamente, esta fecha coincide con la celebración de San Jorge y con el Día Internacional de Libro, sin embargo, estas fechas solo son un factor más en los eventos que ayudaron a que esta tradición se consolidara.

Origen de regalar una rosa

De acuerdo con algunos registros, durante el siglo XV, a propósito del día de San Jorge, se realizaba una feria de rosas. A ésta solían acudir parejas, prometidos y matrimonios, los cuales solían regalarse una rosa.

Actualmente, se cree que este evento ha perdurado, por lo que, la gente sigue regalando rosas, no obstante, el hecho se ha extendido a otro tipo de relaciones, puesto que no es necesario que exista un vínculo amoroso entre los involucrados.

Aunado a lo anterior, se suma la leyenda de San Jorge, la cual relata que en la villa de Montblac existía un dragón que atemorizaba a los pobladores, de tal forma que, éstos decidieron llenarlo de comida, sin embargo, al desabastecerse de ganado, comenzaron a sacrificar a sus propios habitantes.

La elección era al azar, por lo que, un día le tocó a la princesa ser el sacrificio del dragón, sin embargo, un joven caballero terminó salvando a la princesa del dragón. Finalmente, terminó matando a la bestia y según cuenta la leyenda, de la sangre del dragón, creció un rosal, de tal forma que el caballero tomó una y se la obsequió a la princesa.

Origen de regalar un libro

Respecto al hecho de obsequiar un libro, se cree que inició en la década de 1920, cuando un gremio de editores de Barcelona organizó un evento que tenía como intención fomentar el gusto por la lectura en Cataluña.

Más tarde, en la década de los noventa, algunos puestos callejeros de libros comenzaron a llenar las calles de la ciudad, por lo que, aprovechando la fecha de la muerte de Cervantes Shakespeare, dos grandes figuras de la literatura universal, la fecha cambió al 23 de abril.

Justamente, por la misma razón, esta fecha fue instaurada por la UNESCO para conmemorar el Día Internacional del Libro.

Con información de: tododisca