El regreso de las y los aficionados al Estadio Cuauhtémoc es un tema que generó mucha expectativa en esta semana, sobre todo porque el Club Puebla marcha a un paso más que sorprendente en la Liga MX y hasta el día de hoy se puede jactar de ser el tercer lugar de la tabla general en el torneo Guard1anes 2021, situación que no ocurre con frecuencia y que incluso le ha valido al equipo para ganarse los elogios provenientes de fuera.

Bueno, hasta aquí la cosa pinta bien.

Con el permiso del Gobierno de Puebla para que la Franja vuelva a recibir aficionados, la venta de boletos para el partido del próximo viernes ante Pumas UNAM inició el pasado martes con una preventa exclusiva para dueños de palcos, franjabonados semestrales (Clausura 2020) y anuales (toda la temporada 2020-2021) y las personas que hayan adquirido su FranjaKit con jersey. Dicho privilegio terminó este miércoles para que el público en general comprara entradas los días jueves 22 y viernes 23.

Casi pasaría como una situación normal hasta que aparecieron las primeras quejas por parte de personas que se sintieron estafadas por adquirir desde el año pasado el derecho a tener un lugar reservado en el Cuauhtémoc y que hoy día les pidan volver a comprar un boleto. Sí, así como se lee: pagaron por un derecho que a fin de cuentas no tuvieron.

Es el caso de Rafael Hernández, un aficionado que expuso la acción en el programa En Línea Deportiva con Pepe Hanan, donde explicó haber pagado la cantidad de 4 mil pesos en 2020 por el derecho a palco, pero –naturalmente- no asistió a ningún partido. Esto se entiende debido a que el inmueble permaneció cerrado todo el Guard1anes 2020, por lo que era prácticamente imposible que alguien pudiera asistir.

“Me acerqué a la taquilla para preguntar si me hacían efectivo este torneo para asistir al partido de Pumas y la primera de Liguilla y me dijeron que no, porque ese pago ya fue, y que tenía que volver a pagar nuevamente la tarjeta para recibir los nuevos boletos; se me hace injusto porque ya se pagó el año pasado […] fueron como 4 mil pesos y no asistimos a ningún partido”, dijo el afectado.

 

Abonos fueron dádivas

Podría parecer un asunto de sentido común no arriesgarse a comprar boletos para un evento cuando sabemos que no se tiene la certeza de que en verdad se pueda gestar. Sin embargo, Rafael Hernández adquirió el derecho a palco que incluye una temporada completa, es decir todos los juegos del 2020 y los que resten en el Clausura 2021 (que es el torneo que se juega actualmente).

El afectado refirió que no se trató del único caso al que le exigían un nuevo pago para recibir los boletos del partido Puebla vs Pumas, pues el ambiente el pasado martes a las afueras del estadio era de completa decepción para quienes también reclamaban el canje de las tarjetas por boletos.

“Se vivieron “muchas mentadas de madre –perdón por la palabra-, muchos insultos y mucha decepción de la afición”, comentó el aficionado, quien además señaló que la gente de la taquilla le hizo entender que lo que previamente había pagado ya era dinero perdido, “hay que volver a pagar (los boletos), llevé por suerte mi ticket del pago del año anterior (y me dijeron) que eso ya fue, que fue una dádiva para el equipo”.

Ver a partir del minuto 21.

 

Fuera de juego…

O se chamaquearon a nuestro gobernador o se pusieron bellos con él para que permita la venta de alcohol al Coloso de la Colonia Maravillas. Le explico:

El pasado lunes, Barbosa Huerta advirtió que no se permitiría la venta de alcohol en el estadio debido a que era imposible regular que cada aficionado no exceda el límite de una cerveza, esto para evitar posibles altercados o que la gente se retire el cubrebocas y ponga en riesgo su salud ante la situación epidémica que usted ya conoce.

Pues este mismo miércoles distintas cámaras lograron captar el momento en que un camión repartidor de la marca Corona se estacionó a un costado del Acceso 8 en el dos veces mundialista para surtir con su producto algunas camionetas que después ingresaron al estadio, todo esto en completa normalidad; vaya, ni siquiera repararon en disimularla tantito.

Dentro del producto visto, claro está, también habían refrescos y lo que parecen ser jugos, pero si no mal recuerdo el mismo ‘Gober’ dijo NO a la venta de alcohol en el recinto.

 

En fin, algo raro tenía que pasar en medio de este cuento de hadas.

Nos leemos pronto.

Foto: Agencia Enfoque