Un reo del Cereso de San Miguel, que está detenido por secuestro, habría pactado con los hijos del subsecretario de Gobernación del estado, Ardelio Vargas Fosado, el control de las cuotas de la mayoría de las áreas de este centro penitenciario, a cambio de millonarios pagos mensuales.

El acuerdo fue dado a conocer a e-consulta por internos y custodios, quienes han escuchado alardear sobre el mismo a José Ruperto Hernández Pérez, un interno sentenciado a 40 años de prisión por los delitos de secuestro y delincuencia organizada.

Fuentes cercanas a José Ruperto detallaron que el acuerdo fue pactado hace algunos

meses a través de una mujer que los contactó con Ana Belén Vargas Domínguez, hija de Ardelio Vargas Fosado y ex funcionaria del municipio de Xicotepec de Juárez.

Después de varias llamadas y acuerdos, José Ruperto habría sido contactado por David Ardelio Vargas Carrillo, hermano de Ana Belén y recientemente asignado a la Subsecretaría de Administración y Desarrollo Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

José Ruperto y la gente que lo asesora fuera del Cereso de San Miguel habrían acordado con los hijos de Ardelio, según la denuncia, un pago inicial por 2 millones de pesos así como un monto similar de forma mensual una vez que tuvieran el control de las diferentes áreas del Cereso de Cereso de San Miguel y sus respectivas cuotas.

Acuerdo podría concretarse con la salida de Raciel

Aunque del acuerdo inicial y el primer pago de 2 millones de pesos ya pasaron más de tres meses, las fuentes consultadas explicaron que al no concretarse el trato la gente de José Ruperto pidió a los hijos de Ardelio Vargas la devolución de 2 millones de pesos.

Esto no ocurrió y como respuesta, Ana Belén y David Ardelio se comprometieron a cumplir con el acuerdo apenas este último estuviera dentro de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, situación que se concretó la semana pasada con la salida de Raciel López Salazar.

Este anuncio provocó que dentro del penal el grupo de José Ruperto comenzara a anunciar que en breve tendría el control del penal para operar las diferentes secciones que estaban en el pacto.



El acuerdo

Como evidencia del acuerdo, la gente cercana a José Ruperto mostraron una copia de la credencial de elector de Ana Belén Vargas Domínguez, los números de cuenta de BanCoppel y BBVA que les fueron entregados para depositar los 2 millones de pesos iniciales, así como los números celulares con los que se hizo la negociación.

Adicionalmente se detalló que dentro del acuerdo entre los Vargas y José Ruperto estaba el control de las cuotas de las áreas de: Estancia de Ingresos; visita íntima; abarrotes; cuotas por las visitas conyugales; sección femenil; permiso para tener aparatos electrónicos; cuotas de los dormitorios F y L; la paletería; verdulería; los cigarros; los huevos; el alcohol; las maquinitas; el restaurante El Carnal; la tienda del dormitorio B; la cabaña; la covacha; el Bimbo; la cremería; la visita íntima del dormitorio L.

Asimismo se incluyó la venta de la 'dulcería especial' o vicio, es decir, las drogas que se distribuyen dentro del penal poblano.

Por el control de todas esas cuotas, el grupo de José Ruperto acordó pagar 2 millones de pesos al mes a los hijos de Ardelio Vargas, mientras que las ganancias restantes serían para su grupo y para los mandos dentro del penal que toleran todo el mercado negro.

Barbosa promete limpia en el penal

Apenas el viernes el gobernador Miguel Barbosa Huerta prometió que como parte de la reestructuración de la SSP también se harían cambios en la subsecretaría de Ceresos y, especialmente, en el Cereso de San Miguel.

"Cambiamos al subsecretario de Reclusorios de la SSP, y también a su equipo y al director del Reclusorio San Miguel, encontramos condiciones irregulares, vamos a corregir todo. Vamos a hacer cambios muy fuertes allá en San Miguel, se va a ver", expuso Barbosa Huerta.

Actualmente es Jorge Gómez quien se encuentra desempeñando la labor de director de este centro penitenciario, sin embargo está supuesta reestructura no ha evitado que José Ruperto Hernández Pérez deje de presumir que en breve tomará el control de las cuotas en el penal.